5

Ene

2015

5 preguntas para responder antes de decir “Sí, ¡Quiero!”

5-preguntas-para-responder-antes-de-decir-si-quiero

 
Planear una boda es maravilloso, hermoso, estresante y a veces simplemente una locura. Hay tantos detalles para planificar y realizarlos antes del día del acontecimiento ¿Por dónde empezar? Tienes que cuidar de las invitaciones, flores, catering, tortas, ropa, la ceremonia, la luna de miel y mucho más

Es bastante obvio por qué la mayoría de las parejas se toman meses (y a veces años) entre decir “lo hagamos” y el “sí, acepto”

Siempre nos hemos preguntado por qué las parejas dedican tanto tiempo en la planificación de su boda, pero tan poco tiempo en la planificación para su matrimonio. Comprendemos que la boda es un fantástico momento en donde se celebra el amor de una pareja pero sólo dura un día. Mientras que el matrimonio, con sus aciertos y desaciertos, tiene un impacto para toda la vida.

Con el fin de ayudarle a pensar sobre su futuro matrimonio y reducir las estadísticas que nos alarma con fracasos, hemos creado cinco preguntas cruciales para responder y discutir antes de decir “sí, ¡Quiero!”. Estas preguntas no son fáciles, pero son esenciales antes de dar el gran paso.

    1.  ¿Estás dispuesto a invertir tiempo en educación prematrimonial en conjunto con su novi@?

Con la tasa de divorcio en alza, pensar en educación prematrimonial ayuda al matrimonio. Se calcula que una parejas casadas tiene un 31% más de probabilidad de permanecer unidas en el tiempo, cuando ellas estas dispuestas a invertir tiempo en la educación y consejería matrimonial.

La razón principal es que esta capacitación demanda un compromiso más intenso, ayudando a la unión futura de la pareja.

Es posible que durante un largo periodo tengan una hermosa estación romántica, pero por muy loco que suene para algunos, llegará el momento que adversidades o decisiones duras se deban tomar, y las fuertes tensiones se harán presente en la pareja y deberán estar preparados para ello, porque lamentablemente muchas parejas por conflictos de todo tipo se divorcian.

Una preparación adecuada para el matrimonio, requiere esfuerzo y un trabajo importante. Por lo genera los matrimonios exitosos (por decirlo de algún modo) a menudo son productos de decisiones saludables que sucedieron antes de ir hasta el altar y decir “Sí, ¡quiero!”

A continuación mencionaremos algunas cosas que podrían hacer, que les ayudará a prepararse en el matrimonio:

  • Lean un libro juntos. Ningún empresario iniciará una empresa sin poner energía y tiempo averiguando todo lo que pueda mejorar el negocio en que ha de invertir. Sin embargo, las parejas muchas veces dejan que todo se haga como al azar, cualquier tren puede llevarlos bien. Por eso es necesario que en conjunto, como futuro matrimonio, aprendan a compartir pequeños pensamientos y mejor aun leyendo algún libro de preparación matrimonial.
  • Busque un buen consejero matrimonial. Proverbios 11.14 dice lo siguiente: “Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; Mas en la multitud de consejeros hay seguridad.” Este principio bíblico se aplica a todas las partes de nuestras vidas y es mucho más necesario de rodearse de esos mentores días previos al casamiento ya que muchas dudas y preguntas aparecerán en ese momento.
  • Hablar de todo. Tener un dialogo sincero sobre situaciones claves de la vida que cada uno como persona y como pareja puede llegar a enfrentar, para conocer mucho más profunda a la persona que compartirá su futuro y al mismo tiempo saber cómo respaldar tanto como ayudarla.

    2. ¿Estás de acuerdo tú y tu novi@ en escuchar comentarios sobre tu noviazgo?

En estos días, muchas parejas de novios y comprometidos no aman la idea de que tanto familiares como amistades se involucren en su noviazgo, sin darle ninguna oportunidad de compartir opiniones. Pero debemos tener en cuenta que todos contamos con amigos y familiares honestos que nos compartirán sus pensamientos, miedos y preocupaciones sobre la decisión que están por tomar y sería muy bueno poder tomarse el tiempo y escucharlos.

Sería prudente de que permitas a los más allegados brindarle la confianza para que hablen. Estas personas tendrán cuidado de su corazón y no serán motivados por su egos propios. ¡Qué mejor es este el de oír a un amigo o familiar, dándole lugar a que le aconseje en una decisión tan importante! Busca a esas personas de confianzas, comparte tiempo con ellos, escucha con atención y luego permite un dialogo de ida y vuelta, con respecto a lo que se ha dicho.

    3. ¿Está dispuesto a prestar atención a las “señales de alertas”?

Las personas que no hacen caso a las señales rojas en una relación sentimental, intentarán no discutir o hablar sobre ciertos temas, directamente hacen caso omiso a cualquier recomendación que se le diga y lamentablemente esto es como sacar un ticket de tren rumbo a la ciudad del desastre. A la verdad nadie se casa esperando a ser miserable, pero también muchas personas que ignoran las señales de alertas, asumen que las cosas iran mejorando con el tiempo o cuando ya estén casados. Pero el matrimonio no oculta los problemas, sino que los revela, y en ciertas circunstancias hará que se vuelva más difícil si previamente no se ha trabajado de ante mano, sobre ciertos problemas.

¿Cuáles son algunas de las señales de alerta que debes considerar y estar dispuesto a mirar? Francamente, hay muchas señales de alerta que sería prudente considerar, pero aquí hay algunas que consideramos las más importantes: 1) Adicciones, 2) Una historia pasada por haber sido abusada o ser un abusador que se ha arrepentido, 3) Infidelidad, 4) Consejo de los pastores, mentores, familiares y amigos, 5) Diferencias en los valores espirituales, 6) La falta de comunicación, 7) Persona conflictiva.

    4. ¿Estás dispuesto a ser totalmente honest@ sobre tus propios quebrantos?

Nadie es perfecto. Todo el mundo ha sido herido y la verdad en las relaciones que si una persona ha sido herida, puede también dañar a las personas. Cuando se trata de su futuro matrimonio, el primero que debe cambiar eres tú. Porque cambiar a tu pareja puede que sea visto hasta como una noble causa, pero en realidad es algo muy complicado.  Es por eso antes de cambiar a su futuro prometido, primero cambia tu mismo.

El mejor regalo que puede darle a su prometid@ es el compromiso en trabajar en su propia salud espiritual, física y emocional. Tú no estás listo para el matrimonio cuando tienes una vida perfecta y completamente en orden, sino más bien cuando estas dispuest@ en admitir y tolerar sus momentos de quebrantamientos tanto como los de su prometid@. Ambos deben estar dispuestos en aceptarse y tolerarse en sus momentos de quebrantos, para lograr una estabilidad y armonía en la relación.

    5. ¿Está listo para el compromiso incondicional?

Las palabras que se dicen uno al otro en la boda, serán palabras para un compromiso incondicional. Nadie dice: “Voy a comprometerme por el momento… pero, déjame ser muy claro, hago este promesa a pesar de que sé que el matrimonio no va a durar.”

Antes de decir “Sí ¡Quiero!”, debes estar dispuest@ a hacer lo que sea necesario para que el matrimonio perdure para siempre. Tu nivel de compromiso es el factor más importante para determinar el éxito o el fracaso de su matrimonio.

Ese mismo nivel de compromiso que se alcanza para con la otra persona, también lo debe tener para con Dios. Siendo Él el factor que complementa esta hermosa unión. “Cordón de tres dobleces no se rompe fácilmente” si dejas que Dios forme parte de este compromiso incondicional, de seguro será muy difícil que las estadísticas negativas en el matrimonio, los problemas, las adversidades, problema económicos o cualquier otra factor externo interfiera en esa unión de amor eterna que se ha formado.

Aquí está nuestro mejor consejo: planifique su boda, pero prepararse mucho más para su matrimonio.


Comentarios

3 Comments

  1. Alexa

    2 febrero, 2016 at 0:54

    Quiero decirle que no quiero nada con el pero sin lastimarlo ¿como lo hago?

    • Alexa

      2 febrero, 2016 at 0:55

      Ser yo misma?

    • Karel

      30 abril, 2016 at 3:43

      Hola. Lamentablemente no hay manera de decir algo así, sin lastimar a la otra persona. Solo queda tener tacto para decirlo, es decir, con suavida; pero sin dejar de ser claro.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *