16

Ene

2016

C.S.I. [Cristiano]

C.S.I.--[Cristiano]

 
¿Te imaginas a tu pastor con las oscuras y misteriosas gafas siguiendo rastros con el típico traje impecable de David Hodges en la serie c.s.i., creada por Anthony E. Zuiker, a la hermana que recoge las ofrendas, buscando las perseguidas pistas desesperadamente, a tu maestro de escuela dominical interrogando a los más sospechosos , a tu líder con una gran lupa, guantes de látex y pequeñas bolsas transparentes para recoger las evidencias, o al hermano de a lado mirando fijamente el lugar de los hechos?. ¡Qué raro verdad!; pero hay veces en las que sin darnos cuenta actuamos como si… mejor echa un vistazo y veras¡ (aunque lo nuestro no tiene nada que ver con crímenes):

Es un servicio aparentemente normal, los hermanos llegan temprano (menos el que tú ya sabes), una confortable sala los espera (si es el caso) y listos para ofrecer a Dios todo de sí. Al momento que empiezan los canticos Algo pasa!, de pronto su instinto detective lo introduce sin que él/ella se diera cuenta ´´en la escena del culto´´ ,sin perder tiempo empieza a recoger los mínimos detalles que considera resaltante al momento de la reunión, como si utilizara un teleobjetivo en su ojos o un lente con zoom y variación de ángulos, comienza su trabajo silenciosamente desde su asiento, pensando, analizando la acción y cada movimiento , aplicando todas sus técnicas con planos extremos (close-up) ,llena rápidamente el expediente y como experto en investigaciones especiales cree que lo tiene y resume : ´´Para mí que al hermano Eduardo le gusta la pastora; hace rato que no le despega la mirada´´, ´´No le ha de alcanzar el sueldo al esposo de la hermana Betty; todos los días ella trae la misma falda´´, ´´se sentó al último; yo sabía que Juan andaba en pecado´´, ´´Llora mucho; parece que se divorció´´, fijándose de los mínimos detalles como si su misión en esa noche fuera a resolver un misterio, y no rendirse hasta lograrlo ;no sé si se cree ´´paparazi´´ o el ´´encargado del caso´´. Es el momento de la predica, sus implicados son los que se duermen, hablan demasiado y su investigación está en el sermón, cuando lo escucha y lo examina, deduce: ´´Ese mensaje es exclusivamente para el hermano Luis´´ o ´´Por qué no vino María; el pastor está hablando de ella´´, en ese momento pasan por su mente los flash back (típico de la serie) y empieza a recordar todos aquellos sucesos que ayuden a involucrarlo. No olvidar las escenas cruciales y llenas de pruebas irrefutables: cuando recogen la ofrenda y los diezmos, en ese momento todos nos convertimos en su´´ principal sospechoso´´ y estamos en su mira; no quisiera imaginar el tremendo expediente que obtiene el hermano que está cerca de él/ella.

Me refiero a los prejuicios, sí, ese factor que crea ideas peyorativas hacia tu hermano, teniendo de él algo preconcebido y hace que lo apartes del grupo porque tú crees que anda mal; No está en nosotros calificar a los demás por: como se visten, en qué lugar se sientan, si se ponen de pie, con quién conversan, que marca de perfume usa, entre otras; el papel de nosotros dentro de la casa del Dios es de edificación y motivación a los demás (romanos 15:2), darle aliento aun cuando esté caído y ayudarlo a levantar no siendo protagonista de un episodio de escenas largas en las que los experimentos, pruebas o trabajos técnicos se describen en detalle solo para crear algo contra tu hermano y permites que el enemigo utilice tu mente como instrumento. ¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? (mateo 7:3). La próxima vez que veas a tu hermano con instintos de especialista en patología cristiana, reflexiona, necesita tu ayuda y está esperando por ti. Ama a tu hermano y Dios sentirá que lo amas a Él.

Escrito por Angel Alvarado
 
Fuente: http://www.especialidadesjuveniles.com/recursos_articulo_comentarios.asp?id=606

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *