4

Sep

2014

China derrumba iglesias por miedo al crecimiento cristiano

China-derrumba-iglesias-por-miedo-al-crecimiento-cristiano

 

El espectacular crecimiento de la fe cristiana preocupa a las autoridades chinas, que observan como más y más iglesias pasan a formar parte del paisaje urbano. La nueva estrategia para reducir la visibilidad de los cristianos es usar pretextos legales para derrumbar sus edificios. Incluso comunidades cristianas ‘oficiales’ están sufriendo el nuevo tipo de persecución.

Entre 130 y 200 iglesias han sido parcialmente o totalmente demolidas en la provincia costera de Zhejiang desde principios de 2014. Es la impactante cifra que da a conocer Christian Solidarity Worldwide CSW en un informe de julio. China Aid, otra organización preocupada por la libertad religiosa en el gran país asiático, hablaba en junio de un total de 360 organizaciones cristianas que habían recibido una orden de demolición, habían sido ya demolidas o se les había retirado la cruz de la fachada. Estas congregaciones iglesias eran tanto protestantes como católicas.

“Algunas iglesias informan del uso de medidas extrajudiciales y violencia, por parte de las autoridades”, explica CSW. “Docenas de personas fueron heridas el pasado 21 de julio cuando varios centenares de agentes armados atacaron a miembros de la Iglesia de la Salvación [en la región de Zhejiang] cuando intentaban evitar que la policía quitara la cruz de la iglesia. Según los informes, sucedió a las 3 de la madrugada, cuando los hombres uniformados empezaron a llegar frente a la iglesia”. Según testigos de la situación, “la policía no presentó la documentación correcta que les permitiera retirar la cruz. Días antes, el 17 de julio, el pastor de la iglesia, Zhan Yingsheng dimitió de la organización cristiana oficial [iglesias permitidas por el Estado] y empezó una huelga de hambre como forma de protesta”.

La orden de retirar símbolos cristianos visibles se habría dado después de las quejas de un líder político provincial, que tras una visita oficial consideró que había demasiadas demostraciones públicas del cristianismo. Además, una campaña de presión conocida como “tres rectificaciones y una demolición”, habría puesto aun más presión sobre las autoridades locales.

PRESUNTAS VIOLACIONES DE LEYES DE URBANISMO

Las demoliciones totales o parciales de los últimos meses vienen justificadas por las autoridades por presuntos incumplimientos en las normativas de construcción.

En este sentido, Mervyn Thomas, director de CSW, pedía: “En los casos en los que haya iglesias u otros edificios que violen las regulaciones, instamos a las autoridades provinciales chinas a llevar a cabo investigaciones correctas, que sigan la ley, excluyendo el uso de tácticas de violencia y de intimidación”.

La activista de Human Rights Watch Sophie Richardson, comentaba sobre la situación recientemente: “El gobierno chino tiene múltiples objeciones a la libertad religiosa. A las autoridades no les gustan las organizaciones fuera del control directo del partido-estado, y no les gusta la fidelidad de ciudadanos a creencias diferentes. Estas se dan en un ambiente en el que el gobierno ha decidido limitar aún más el estrecho espacio para la libertad de expresión, el poder de la ley, la habilidad para operar de organizaciones independientes y el derecho a un juicio justo”.

Un reportaje del New York Times informaba de nuevos “derrumbes parciales de símbolos públicos” en julio, en la misma provincia. También aquí se alegaban “violaciones de leyes de urbanismo”. En las acciones policiales, que pastores de la región denuncian como “claramente ilegales”, una gran cantidad de agentes rompía el cordón defensivo formado por miembros de la iglesia y se llevaba a cabo la detención de decenas de creyentes.

La mayoría de las iglesias que han recibido notificaciones de demolición en los últimos meses son congregaciones que contaban con la aprobación oficial del estado. Comunidades que habían seguido las directrices de las autoridades, edificos construidos con permisos oficiales.

Fuentes citadas por el New York Times hablan de la preocupación del aparato comunista de Zhejiang, la provincia china más rica, ante el crecimiento de las iglesias cristianas, que sumarían ya 23 millones de creyentes en todo el país según las cifras más conservadoras (otras estimaciones triplican esta cifra). El número de afiliados al Partido Comunista es de 86 millones.

EN ZONAS RURALES, CRECEN IGLESIAS EN CASAS

Mientras tanto, en las zonas rurales crecen las iglesias en casas, explica un reciente informe de Baptist Press. En contraste con Zhejiang, estas otras provincias de China estarían viviendo un aumento de libertades, hasta el punto de que algunas comunidades ponen tableros ante la puerta de la casa en la que se reúnen invitando a los vecinos a entrar al culto (ver foto).

De hecho, en estas zonas es posiblecomprar biblias en la librería de la iglesia cristiana oficial. La red de iglesias permitidas por el gobierno tiene cierta autonomía, siempre que no se interfiera o se cuestione la autoridad del Partido Comunista, del que dependen en última instancia. La relación entre las iglesias oficiales y las que hay en las casas ha cambiado significativamente, hasta el punto de que en algunos casos interactúan y colaboran abiertamente.

Fuente: http://protestantedigital.com/internacional/31432/China_derrumba_iglesias_por_miedo_al_crecimiento_cristiano

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *