9

Nov

2016

¿Cómo sé si debo terminar con mi novio?

como-se-si-debo-terminar-con-mi-novio-por-charbela-el-hage-de-salcedo

 
Una difícil decisión que enfrenta una mujer soltera en Cristo es el tener que terminar con su novio. Ciertamente vivimos en una época de pocas iglesias sanas, y esas iglesias no están pobladas de muchos buenos prospectos masculinos. Pero, entendiendo que el noviazgo es un tiempo de preparación para el matrimonio, la falta de otros “prospectos: no es de ninguna manera una razón piadosa para mantener un noviazgo que no parece llevar a un matrimonio santo.

Aunque la Biblia no habla de relaciones de noviazgo, en ella encontramos principios de vida y mandamientos específicos de Dios aplicables a una relación de este tipo. Por tanto, si no prestamos atención podríamos encontrarnos en franca desobediencia a Dios. Es por eso que quiero presentarte algunos principios y señales que puedan ayudarte en esta difícil situación.

Señales de alerta

1) La unión en yugo desigual.

2 Corintios 6:14-16 nos llama de manera clara a que no nos unamos en yugo desigual con un incrédulo, porque qué comunión tiene la luz con las tinieblas o qué tiene en común un creyente con un incrédulo. Hay un sinnúmero de razonamientos que pudieran parecer piadosos cuando una mujer cristiana trata de justificar su relación con un inconverso: “él va todos los domingos a la iglesia”, ”él lee la Biblia”, ”él no toma bebidas alcohólicas”, ”él no sale a fiestas”. Todo eso puede ser muy válido, pero no es suficiente. Además de que el Señor a través de su Palabra lo prohibe, lo cual debería ser razón suficiente para desestimar la idea de unirme con alguien que no comparta mi fe, piensa en lo siguiente: El muchacho puede tener todas las cualidades del mundo, pero si en él no mora la tercera persona de la Trinidad, hermana mía, no hay ninguna garantía de que su comportamiento sea sostenible con el tiempo.

Los problemas del noviazgo se triplican en el matrimonio, y si no tienes la certeza de que ese hombre ama más a Dios de lo que te ama a ti, entonces no hay esperanza. ¿Quién produce el arrepentimiento? ¿Quién da convicción de pecado? ¿Quién mueve un corazón a perdonar? ¿Qué mueve ese corazón a morir a sí mismo para servirte a ti? ¿De dónde llena su mente de sabiduría? De forma consistente y garantizada, estos cambios solo se producen en un creyente, así que si tu novio no lo es, esta es una razón de peso para romper con esta relación.

2) La violación del mandato de Dios a huir de la fornicación

Efesios 5:3 nos dice: “Pero que la inmoralidad, y toda impureza o avaricia, ni siquiera se mencionen entre ustedes, como corresponde a los santos”. El apóstol Pablo hace un llamado imperativo al cristiano a desechar dicha práctica (cp. 1 Co. 6:13, 18; Col 3:5). 1 Juan 1:9 nos recuerda que si confesamos nuestros pecados Él es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos, pero una práctica constante de pecado debe llevarme a revisar si en verdad estoy en el Señor (1 Jn. 3:8-9). Frente a la lujuria y la fornicación, la Palabra nos manda a huir (1 Co. 6:18). Así que si estás en una relación de noviazgo donde la pureza sexual no ha podido ser practicada, entonces esta es una razón contundente que la Biblia te da para terminar esa relación (1 Co. 6:18), al menos por ese momento, a no ser que sea posible un matrimonio al corto tiempo. Aquí, como en todo lo demás, te recomendaría que pudieras hablar con tu pastor o alguna persona madura, confesar tu pecado, y buscar juntos la voluntad del Señor.

Hay otras razones que son también válidas al considerar si debo de terminar mi relación de noviazgo, aunque a mi parecer pudieran verse en cada caso de manera particular.

Cuando tienes dudas

Si una novia me preguntara qué hacer ante la duda de si permanecer o no en una relación, le consejería lo siguiente:

1. Ora y pídele al Señor sabiduría.

Es momento de llamar a la razón. El corazón y los sentimientos hay que dejarlos a un lado y tratar de pensar sabiamente en lo que estoy haciendo.

2. Busca consejo.

Tus padres, aun no fueran cristianos, tienen experiencia de vida y te pueden ayudar a evaluar tu relación. Si son buenos padres, de seguro te aman y quieren lo mejor para ti. Busca consejo de tus líderes espirituales. Dios ha dotado a su iglesia con dones de exhortación y discernimiento. Puede que tus pastores o líderes les conozcan, y conocen el consejo de Dios, por lo que están habilitados para darte un consejo piadoso. Si son personas maduras en la fe, y espero que así sean, te darán un consejo imparcial y útil para cumplir el objetivo de que puedas glorificar a Dios en tu caminar. También pregunta a tus amigos piadosos. Ellos son los que probablemente estén observando tu relación más de cerca. Recuérda que fieles son las heridas de un amigo (Prov. 27:6), así que exhórtalos a que te den su opinión.

3. Evalúa tus expectativas.

En toda relación interpersonal, debemos siempre tener las expectativas correctas. Es necesario entender entender que somos pecadores y que de una forma u otra las personas no van a llenar por completo nuestras necesidades emocionales, porque eso solo lo llena Dios. Ahora bien, una relación de noviazgo no debe ser tortuosa. ¿Está tu relación caracterizada por problemas continuos? ¿Trae continuamente a tu vida dolor en vez de gozo? ¿Está tu relación de alguna manera alejándote de Dios? Si entiendes que la balanza se ha inclinado más para el lado negativo, entonces es tiempo de evaluar seriamente tu relación.

4. Toma una decisión.

No es sano que por tu indecisión, dudas o miedo le hagas perder el tiempo al otro y también pierdas el tuyo. Entre más rápido tomes la decisión, menos ataduras emocionales vas a crear con esa persona y con los que lo rodean. La separación de personas que han permanecido juntas por largo tiempo es muy dolorosa, además de que el tiempo, el cariño y la costumbre son factores que incrementan mi ceguera a la hora de evaluar la situación.

La antesala al matrimonio

El noviazgo es la etapa previa al matrimonio y es donde se te da el tiempo para conocer a esa persona de forma más intencional e íntima, a la vez que prepararse juntos para la boda, brindándote esto la oportunidad de evaluar si esta persona tiene el carácter y las condiciones bíblicas para ser el hombre con el que pases el resto de tu vida.

Una mujer que confía en Dios debe caminar por fe y no por vista. Aun sea tu novio el único soltero disponible en la iglesia, no temas abrir tus manos y entregar esa relación a la voluntad de Dios, si ves que esta no es la persona para ti. Busca el reino de Dios y su justicia y lo demás, vendrá por añadidura (Mt. 6:33). Recuerda que nuestra satisfacción final está en Cristo y en nadie más: una relación de noviazgo no es lo que nos hace estar completas, y menos si es una relación que no es de Su agrado. No hagas nada por egoísmo ni por vanagloria (Fil 2:3). No hagas nada motivada por el miedo al qué dirán o a quedarte sola. Aquel que sostiene el universo con la Palabra de su poder (He. 1:3), ¿no crees que es poderoso para traer a tu vida aquello que genuinamente necesites?

Escrito por Charbela El Hage de Salcedo
Charbela El Hage de Salcedo, tiene quince años caminando con el Señor, es diaconisa en la IBI, y en la misma forma parte del ministerio de mujeres EZER. Está casada con el pastor Héctor Salcedo con quien ha procreado dos hijos Elías y Daniel. Junto a él sirve en el ministerio de jóvenes adultos solteros MAQUI. Charbela posee una maestría en Formación Espiritual y Discipulado del Moody Theological Seminary, de la ciudad de Chicago.
 
Fuente: https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/como-se-si-debo-terminar-mi-relacion-de-noviazgo

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *