1

Dic

2015

Consejos para parejas de novios comprometidos

Cómo-aconsejar-a-novios-comprometidos-jesse-johnson

 
“Chocar contra el muro” es un fenómeno que ocurre entre maratonistas alrededor del kilómetro 35. A siete kilómetros de la línea de meta todo comienza a fallar, se pierde el foco, entra la fatiga y la falta de agua es evidente. En estos últimos 7 kilómetros muchos corredores inclusive abandonan la carrera pues ya no pueden seguir corriendo.

Lo mismo puede llegar a suceder entre parejas jóvenes que buscan el matrimonio. Después de meses o años de estar saliendo juntos como novios, ahora se enfrentan a las dificultades que el compromiso trae, justo antes de la luna de miel. Los siguientes puntos son mi consejo pastoral a novios comprometidos:

1. Oración

El tiempo de compromiso antes del matrimonio debe ser un tiempo marcado por la piedad. Dios diseñó el matrimonio para ser un pacto entre un hombre y una mujer que trabajan juntos en buscar cumplir los propósitos de Dios en su vida. En lo que probablemente fue el compromiso más corto en la historia, Dios creó a Eva como la cónyuge de Adán para que juntos fuesen capaces de dominar la tierra y cuidar de ella. De modo que honrarán a Dios tanto en el trabajo como la familia. Cuando dos cristianos hacen un compromiso de convertirse en marido y mujer, ellos se están comprometiendo a ayudarse mutuamente a cumplir con los propósitos de Dios en sus vidas, viviendo una vida piadosa y santa.

El compromiso es una oportunidad única para exhortarse mutuamente al crecimiento espiritual. Por lo tanto, busquen orar juntos, lean la Biblia juntos, pero sobre todas las cosas, utilicen su tiempo de compromiso para acercarse más a Cristo y no para alejarse de Él.

2. Pureza

Se me hace necesario enfatizar lo suficiente en la necesidad de la pureza durante su compromiso. Muchas parejas cristianas han caído víctimas de una variedad de ideas erróneas que las lleva a sacrificar la pureza en el altar por el libertinaje. Tal vez la idea más común es la siguiente: “Bueno, ya que de todos modos nos casaremos dentro de tan poco tiempo… ¿qué importa si tenemos relaciones sexuales ahora?”. Por supuesto, tal lógica también funciona a la inversa: “Ya que estarás casado para toda la vida, ¿qué importa si comienzan a tener sexo ahora o dentro de unos meses?”.

Por supuesto que la pureza sexual antes del matrimonio sí importa. Aun entre parejas que piensan casarse pronto. La pureza sexual es una cuestión de liderazgo espiritual. El hombre que está dispuesto a racionalizar el tener relaciones sexuales pecaminosas probablemente no cambiará una vez que esté casado. Si le gusta pecar sexualmente ahora, lo mismo será una vez que esté casado. Por lo tanto, las parejas cristianas comprometidas deben comprometerse a honrar al Señor con sus vidas, incluyendo su vida sexual. Este es un tema de liderazgo espiritual, y como futuro líder espiritual de la casa, es la responsabilidad del hombre el poner el ejemplo de piedad y santidad en su relación. Para aquellas parejas cristianas que han experimentado fracaso con respecto a la pureza, este es mi consejo práctico:

  • Primeramente, dejen de pecar. El hecho de que ya han pecado no les da la libertad para seguir haciéndolo.
  • En segundo lugar, demuestren madurez espiritual haciendo los cambios que sean necesarios para que mantengan la pureza: Busquen a alguien que los mantenga a cuentas y aprendan de sus errores. Si saben que les hace falta dominio propio no se coloquen en situaciones donde les sea fácil caer en tentación. No más noches largas viendo una película sentados en el mismo sofá. Los viajes como pareja pueden esperar hasta que estén casados.
  • En tercer lugar, si el pecado sexual continua estando presente durante el compromiso, tomen tiempo para evaluar lo que están haciendo. Señoritas, si su novio no está dispuesto a conducirlas de una manera que honre al Señor durante su compromiso, debe reconsiderar seriamente el tipo de liderazgo que él practica, pues será el mismo tipo de liderazgo después de la boda.

3. La boda no es lo más importante

Debo recordar a las parejas comprometidas que su boda no es lo más importante en el mundo. Sé que entre los preparativos de la boda, el vestido y la selección del local, la boda puede llegar a ser un trabajo de tiempo completo durante el compromiso. Esta es una razón más por la que animo a las parejas comprometidas a mantener una relación independiente a la planificación de la boda. En el gran esquema de la vida, los seis meses que pasan preparando su boda son sólo una fracción del tiempo que van a pasar juntos. Por lo tanto, les recomiendo que corran la carrera con paciencia. Por ejemplo: si alguien le pregunta cómo está, y su respuesta gira en torno a la boda y responde algo como: “¡Terrible! ¿Puedes creer que el coordinador acordó sillas blancas y ahora de repente ella quiere sillas color marfil? ¡Imposible!”… podría ser el momento para dar un paso atrás y recordar que la boda no es lo más importante en el matrimonio.

4. Disfruten el momento

Junto con el consejo de recordar que lo más importante no es la boda en sí, debo exhortarles a divertirse. Su compromiso es sólo una temporada de su vida, ¡pero debe ser un tiempo de celebración! Disfrute de las diferentes pruebas de su pastel de boda, busque reírse de los errores inesperados que surgen en la planeación y diviértanse juntos. Estar comprometidos es como estar en un avión listos para empezar unas vacaciones increíbles. Usted puede pensar en las hermosas vacaciones que está a punto de disfrutar, o bien puede dedicarse a pensar en lo que sucederá si se pierde su equipaje. Su preocupación no hará que el avión vaya más rápido, así que lo mejor en esos casos es disfrutar del vuelo sin preocupaciones.

5. Busquen consejería pre-matrimonial

Todo cristiano debería estar en una relación de discipulado. Esto es particularmente cierto durante la etapa de compromiso. Algo vital que normalmente les recomiendo, es que encuentren una pareja mayor que tenga un matrimonio que deseen imitar, y pídanles que los prepare para el suyo. Otro método que sugiero es utilizar algún libro que les ayude en su comunicación, pues les asegura tocar los principales temas en un matrimonio.

El punto principal de la consejería pre-matrimonial es forjar una relación con una pareja cristiana mayor que probablemente podrá ser la fuente de consejo y aliento tanto antes como después de la boda. Esta es la razón por la cual la pareja que les ayude durante el proceso de consejería pre-matrimonial debería ser una pareja que deseen imitar.

Escrito por Jesse Johnson
Jesse Johnson es pastor de Immanuel Bible Church en Springfield, Virginia. Durante sus estudios en The Master’s Seminary, Jesse sirvió como pastor de evangelismo en Grace Community Church y coordinó la edición del libro de estudio Fundamentos de la Fe.
 
Fuente: http://www.tms.edu/es/predicadores-y-la-predicacion/como-aconsejar-a-novios-comprometidos

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *