6

Nov

2014

Cortejando como hermanos

Cortejando-como-hermanos---Ramny-Pérez

Con mucha frecuencia tengo la oportunidad de conversar con jóvenes y no tan jóvenes que son solteros. Recientemente estuvieron unas amigas visitando nuestro hogar, y mientras hablábamos ellas mencionaron su lucha con varias cosas durante su etapa como solteras. Comentaban especialmente cómo se sienten desvaloradas y no amadas por la forma en que muchos de los hombres en vez de tratarlas como hermanas en Cristo, las tratan o como un objeto de tentación que hay que evitar o como una esposa potencial.

Para muchos es difícil discernir cómo deben de pensar sobre la búsqueda de una pareja. Debido a nuestra cultura sobrecargada de sexualidad, donde es aceptable y común terminar una primera o segunda cita en fornicación, muchos piensan que no es apropiado ir en ningún tipo de citas, sino que toda salida entre jóvenes debe ser grupal. Es decir que dos jóvenes que estén considerando una relación romántica deben de pasar todo su tiempo en grupos de amistades más grandes, para así guardarse contra la tentación sexual.

Hermanos y hermanas

Si bien el tema del cortejo es uno muy discutido, creo muchas veces se ha perdido algo esencial y fundamental. En 1 Timoteo 5:1-2, Pablo exhorta a Timoteo a que se relacione con cada creyente en la iglesia de la manera apropiada, dependiendo a qué grupo pertenece la persona:

“No reprendas con dureza al anciano, sino, más bien, exhórtalo como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos, a las ancianas, como a madres; a las más jóvenes, como a hermanas, con toda pureza”.

De acuerdo a este texto, el llamado de cada joven cristiano es a primero relacionarse con una mujer soltera como su hermana en cristo, en toda pureza. El resultado de una cultura sensualizada es que la mujer se ha vuelto un simple objeto para muchos hombres. Los efectos de la epidemia de pornografía han distorsionado la imagen de Dios en la mujer. Al ser reducida a un simple objeto, muchos de los hombres en la iglesia han perdido el sentido de cómo tratar a una mujer como una persona completa.

Esta es la razón por la que al considerar a una joven de forma romántica, muchos simplemente ven a la mujer como dos opciones: o un objeto sexual o una futura esposa.  De esta forma la mujer no es valorada como una persona completa que ha sido creada a la imagen de Dios y es coheredera de la gracia encontrada en Jesús Cristo. Al mismo tiempo, el hombre no cumple con aquello a lo que fue creado, al no reflejar el amor sacrificial de Jesús.

Antes de un compromiso

Si un soltero quiere cortejar a una joven, debe primero aprender a amarla como una hermana en Cristo. Que aprenda a orar por ella, no con el fin de ganarla como esposa, sino con el fin de verla crecer a la medida de Cristo. Debe aprender a servir a la iglesia y a sus hermanas con el don que Dios le ha dado de forma pura para que sus hermanas sean bendecidas.

Aquí son aplicables los mandamientos de “los unos a los otros” que la Biblia nos presenta. Que la soltera se dedique a hablar la verdad en amor con el fin de ver a otras personas llegar a parecerse a Cristo. Que el soltero aprenda a cuidar a sus hermanas en la forma que un hermano cuida como hombre a su hermana.

El soltero que ha aprendido a relacionarse con sus hermanos de forma sana está mejor equipado para entonces hacer la transición a una relación romántica y luego al matrimonio. Ese hombre ya ha aprendido a ser fiel al amar a su hermana de acuerdo a la etapa y categoría apropiada mientras eran los dos solteros, lo que lo prepara para amarla cuando esa etapa cambie. De hecho, lo esencial del amor bíblico es saber dar tu vida para el bien del otro. Si eres soltero, dedícate a buscar el bien de los otros incluyendo a las mujeres solteras, amándole como hermanas.

Para aquellos que llevan en sus corazones las marcas de relaciones falladas, de líneas cruzadas física y emocionalmente: Jesús tiene gracia suficiente para ti, para restaurarte y si es su voluntad prepararte para el matrimonio en el futuro. Lo esencial en tu vida durante la soltería no es encontrar con quién casarte: es vivir tu vida completa para aquel que te compró en la cruz.

¿Qué hago entonces cuando quiera empezar un cortejo? La biblia nos da la libertad de que no nos prescribe una forma sistemática para el cortejo. Creo que es sabio el tener un cortejo en grupos. No podemos ignorar la realidad de las tentaciones y aun las acechanzas de Satanás. Pero lo más importante es tener presente que la otra persona es primeramente tu hermano o hermana en Cristo. Mientras buscas la sabiduría de Dios en la soltería, enfócate no en cómo ganar el juego que muchas veces es un cortejo, sino en cómo ser un fiel hermano o hermana.

____________________________________________________________
Escrito por Ramny Pérez
Ramny nació en la República Dominicana pero ha residido en Estados unidos por más de 10 años. Él está casado con su mejor amiga, Dayami Pérez, y viven en Louisville mientras trabaja en una Maestría en Divinidad en el Southern Baptist Theological Seminary. Él sirvió como líder de ministerio de jóvenes en la Primera Iglesia Bautista Hispana de Manhattan. Actualmente sirve con la organización Community Life en una comunidad com muchos hispanos, organizando diferentes eventos y creando recursos para la comunidad, procurando poder compartir el evangelio y crear discípulos de Cristo. Puedes encontrarlo en Twitter: @RamnyPerez.

fuente: http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/cortejando-como-hermanos


Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *