2

Ago

2016

¿Debo terminar mis estudios antes de casarme?

¿Debo-terminar-mis-estudios-antes-de-casarme-Por-John-Piper

Un amigo del ministerio nos escribe: “Pastor John, soy un seguidor de Cristo, de 24 años, que sirve como pastor de estudiantes en una pequeña iglesia Bautista del Sur. También soy estudiante de tiempo completo en el seminario. Mi novia y yo hemos estado saliendo desde hace mucho tiempo y queremos seguir adelante con el matrimonio. Hemos orado al respecto y nuestras iglesias están muy a favor de nuestra relación y del futuro matrimonio. El problema es que no ganamos suficiente dinero. Financieramente, ella gana suficiente para contribuir a nuestra relación, pero yo no. Le he pedido a mi iglesia que reevalúe mi sueldo, pero no tienen la capacidad de aumentarlo. Yo trabajo más de 40 horas a la semana en el ministerio e invierto más de 30 horas a la semana en clases. Si tomo un segundo trabajo, voy a descuidar a mi novia, mi ministerio, y mi educación. ¿Qué debo hacer?

En primer lugar, permítanme felicitar a nuestro amigo por ser el que nos escribe con su pregunta en lugar de asumir que su novia debería tomar la iniciativa de hacerlo. Creo que es una buena señal de que está listo para tomar la iniciativa y hacer lo que se debe hacer. Eso espero. No soy un creyente en los compromisos prolongados. Me parece que hay algo particular en nuestra cultura que es antinatural e insensato cuando una pareja sabe que se dirigen para el matrimonio —y otros han confirmado lo mismo— pero lo posponen por diversas razones prácticas. Me parece que, en general, si dos personas solteras pueden ganarse la vida y llevarse bien entre ellos, entonces probablemente pueden ganarse la vida y llevarse bien juntos.

Cuando Noel y yo creímos que era el momento de casarnos, esperamos cerca de dos años porque su padre quería que ella terminara sus estudios, así que lo acepté. Finalmente procedimos sin tener todas las preguntas prácticas resueltas, de la misma manera en que una persona soltera se lanzaría a vivir sin tener todas las preguntas resueltas sobre cómo sobrevivir. Simplemente decidimos que preferiríamos morir de hambre juntos si fuera necesario en vez de estar cómodos y solos, por así decirlo.

Si estuviera contestando esta pregunta cara a cara con nuestro amigo, estaría lleno de preguntas en este momento. Estaría indagando sobre él y su prometida para conocer sobre sus motivaciones, sus personalidades, su disciplina, sus capacidades para el cambio y el sacrificio y cuáles opciones prácticas hay. Pero aquí estoy, sentado en mi escritorio y no los conozco. Por lo tanto, voy a tener que proceder con generalidades. Creo que hay unas seis opciones que tienes:

1) Puedes seguir esperando hasta que termines tus estudios y tengas un trabajo mejor pagado, y luego seguir adelante con el matrimonio. Yo no apoyo esta opción. Asumiendo que todo el mundo ha dado luz verde para su matrimonio, posponerlo no me parece prudente.

2) Tu novia podría tratar de conseguir un nuevo empleo mejor remunerado para que te pueda apoyar durante los años que te quedan de estudios mientras estás casado. Esa es la forma en que Noel y yo lo hicimos. Ella trabajó como secretaria de dos formas diferentes durante mis años de estudios y después como ama de casa por más de 40 años. Ese fue un beneficio que ella fuese tan amable y ayudara de esa manera.

3) Puedes renunciar a tu posición en la iglesia y buscar un empleo mejor remunerado. No sé el grado de tu compromiso con esa iglesia o cuáles son las expectativas, pero es una opción.

4) Esta es la opción que yo te animaría a pensar más seriamente. ¿Realmente no podrían reducir sus gastos como una pareja casada para que puedan vivir con sus salarios combinados? ¿En serio? Vamos. ¿Tienen expectativas de cómo deben vivir que hacen que esto parezca imposible cuando en realidad no lo es? ¿Son necesarias esas expectativas? Su comida no va a costar más cuando vivan juntos, dependiendo de dónde vivan ahora. Podrían encontrar una opción de alquiler que es tan barata como lo que ambos están ganando ahora, y así más cosas. Yo supongo que han pensado mucho sobre esto, pero no lo sé. Y me pregunto si están dispuestos a hacer los sacrificios necesarios para que puedan estar juntos.

5) Como parte de la cuarta opción, puedes negociar con tu iglesia que, si no te pueden dar un aumento, tal vez puedan darte acceso a una opción de vivienda, como un dormitorio en la casa de alguien o un sótano o algún apartamento contiguo o algo así, que la iglesia pueda adquirir o que sea ofrecido gratis durante un par de años por un miembro de la iglesia que crea en ti. Y así, tienes tu vivienda gratis como parte del acuerdo por trabajar en la iglesia.

6) La última cosa que diría es: Traten de discernir si Dios los está guiando y llamando para que procedan con el matrimonio. ¿Es el tiempo de Dios? Sé que es subjetivo y difícil de decir. Pero, ¿es el tiempo de Dios? Y si sienten que lo es, al igual que Noel y yo, entonces esperen a que Dios haga cosas maravillosas para hacer posible su vida juntos. Y como parte de eso, oren juntos. Oren juntos fervientemente para que el Señor abra la puerta para esta cosa buena en sus vidas llamada matrimonio.

Escrito por John Piper
John Piper (@JohnPiper) es fundador y maestro de desiringGod.org y ministro del Colegio y Seminario Belén. Durante 33 años, trabajó como pastor de la Iglesia Bautista Belén en Minneapolis, Minnesota. Es autor de más de 50 libros.
 
Fuente: http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/debo-terminar-mis-estudios-antes-de-casarme-seis-opciones-a-considerar

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *