14

Mar

2013

Del ‘Harlem Shake’ a predicar de Jesús

La historia de Héctor Delgado ha trascendido varios años después del que pensaba que era su mayor momento de apogeo. Conocido en el mundo del reguetón como “El Father” fue uno de los primeros en destacar en este subgénero musical, pero hace casi cinco años, en la cresta de la ola, se retiró para predicar como pastor evangélico.

Desde hace unas semanas ha vuelto a la fama accidentalmente al ser la voz de uno de los fenómenos más extendidos por YouTube. El “Harlem Shake” arrasa con miles de versiones en las que se oye una voz gritar sólo una frase: “con los terroristas”.

Antes de retirarse, el artista puertorriqueño estaba en la cumbre de la música latina al ser uno de los raperos más conocidos en los medios internacionales por sus populares temas y destacadas colaboraciones, entre ellas, con el estadounidense Jay Z y el también boricua Don Omar.

PIONERO DEL REGUETÓN

A finales de la década de los 90, en Puerto Rico comenzó a sonar una bailable y pegajosa música, que bautizaron como reguetón. Entre los artistas que decidieron apostar por el género estaba Delgado. Inició su carrera musical junto a su amigo Tito “El Bambino”, actualmente uno de los reguetoneros más conocidos, en el año 1996 con “No fear”. Años después, en 2004, se separaron.

Tras la separación, Delgado fundó junto a su manager y amigo Javier Gómez la compañía Gold Star Music, con la que trabajaron diferentes raperos, entre ellos Yomo, y colaboró con Jay Z para producir el disco “Los rompe diskotecas” (2006).

Temas como “Noche de travesuras”, “Vamos pa’la calle”, “Noche de terror” y “Dale calor” se convirtieron en éxitos de “El Father”, conocido por llevar siempre prendas adornadas con piedras preciosas y gorras de equipos de béisbol.

MOMENTO DE CAMBIO

En pleno apogeo de fama y dinero, Delgado y un grupo de jóvenes fueron acusados de originar un tiroteo en febrero de 2008 en una gasolinera de Puerto Rico a raíz de un incidente con una seguidora a la que no quiso firmarle un autógrafo.

Meses más tarde, el 3 de septiembre de ese año, “El Father” anunció su retirada de la música para cambiar radicalmente de vida, llevar hábitos más sanos y “servir a Cristo”.

El mismo explicó que se retiraba de la música. “Ahora, todo es para servirle a Cristo. Mi llamado es una voluntad de Dios”, dijo.

[like-to-watch id=”3a629157fe0a3e752″ scheme=”default” likeurl=”CURRENT” videourl=”http://www.youtube.com/watch?v=oXiXRbj685U” width=”680″ height=”383″]

DEL ESCENARIO AL PÚLPITO

Así, el exartista se dedica ahora, a sus 33 años, a predicar en más países que en los que actuó como cantante, explicó a Efe su socio y amigo Javier Gómez.

“Ha sido una vida muy sacrificada estos últimos cinco años”, admitió Gómez sobre Delgado, quien actualmente está de gira de prédicas por barriadas populares de la isla caribeña, tratando de permanecer ajeno al increíble fenómeno que se ha formado en torno a “Harlem Shake” y a su ya omnipresente grito “Con los terroristas”.

FENÓMENO VIRAL

La canción es una remezcla de varios ritmos que produjo el “disc jockey” estadounidense, de 23 años, Harry Rodrigues, conocido como Baauer. El grito de “Con los terroristas” es del tema “Maldades”, incluido en el disco “The Bad Boy” (2006), así como en algunos otras composiciones del reguetonero boricua.

Sólo treinta segundos del tema de Baauer han bastado para que miles de personas en todo el mundo se hayan grabado bailando este “meme” (una imagen, vídeo o concepto que se propaga rápidamente por la red).

En los primeros quince segundos una persona se pone a bailar de forma mecánica sin que la gente a alrededor parezca inmutarse, pero, cuando se escucha la frase “Do the Harlem Shake” la imagen cambia y aparece una multitud moviéndose compulsivamente al ritmo de la música, casi siempre disfrazados.

Estudiantes, deportistas, activistas, profesores y alumnos, oficinistas bajo el agua, en la nieve, por los aires, por todo el mundo y en todos los contextos se reproduce esta música, por la que “El Father” no se ha planteado exigir derechos.

“Héctor no ha movido un dedo para demandar a esa gente, porque no está pendiente del dinero”, afirmó al respecto Gómez, quien agregó que Delgado incluso se molestó cuando comenzó a predicar porque las iglesias a las que se presentaba cobraban la entrada.

“El tipo vive en una paz increíble. Como amigo, le digo que no regrese a la música. Es un tipo que se ha sacrificado y humillado por lo que cree”, puntualizó Gómez.

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *