13

Ago

2016

El cristiano ante la guerra espiritual

El-cristiano-ante-la-guerra-espiritual-Catherine-Scheraldi

A lo largo de los siglos, miles de hombres han dedicado sus vidas a evaluar, definir, estudiar y aplicar las diversas estrategias militares, buscando analizar y prever el éxito a la hora de la batalla. Antes de ir a una guerra, los generales estudian las tácticas antiguas, lo que ha funcionado y lo que no, la topología del terreno donde ocurrirá, el clima en el área, y hasta cómo piensa el enemigo. Esto les permite desarrollar un plan de defensa y de ataque, y sin duda ha provisto de éxito a muchos hombres de guerra. Pero ya que los caminos de Dios no son nuestros caminos ni Sus pensamientos los nuestros (Is. 55:9), en el terreno celestial, las tácticas son diferentes. No cabe duda: hay una batalla, pero no es contra sangre ni carne (Ef. 6:2).

Nuestro enemigo no es visible a nosotros, por lo que no podemos simplemente observar su accionar. Pero sí tenemos material de estudio. Dios conoce los planes y las acciones de Satanás y sus demonios, por lo que la única forma de batallar es dependiendo totalmente en Él. Desafortunadamente, Satanás ha creado fortalezas en la mente de los cristianos sobre cómo batallar, lo que ha llevado a estrategias inefectivas y enfoques erróneos.

Una forma errónea de batallar

Hay dos extremos de creencia que son grave en términos de combatir. Primero cuando al rechazar creer que hay una batalla, es fácil sufrir heridas espirituales puesto que nos encontramos sin las armas equipadas ni listas para los dardos que vienen. El otro extremo es el de atribuir todo lo que pasa a Satanás, lo que termina dándole más poder de lo que realmente tiene.

Muchas personas creen que la forma de luchar contra estos potestades es una lucha de poder. Se comportan como detectives espirituales, siempre buscando al diablo para reprenderlo y arrebatarle lo que se ha llevado. Esta no es la enseñanza de la Palabra. De hecho, la Biblia enseña algo muy diferente. Vemos en Judas 1:9 que el arcángel Miguel, quien tiene más poder que nosotros, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra el diablo cuando disputaba acerca del cuerpo de Moisés. También vemos la historia de los hijos de Esceva en Hechos 19:11-16, exorcistas ambulantes que fueron reprendidos por un demonio al punto de terminar desnudos y heridos.

Un llamado a resistir

Entonces, ¿a qué nos llama la Palabra? Dice Santiago: “someteos a Dios y resistid al diablo y huirá de vosotros” (Stg. 4:7). ¿Notas el llamado a resistir? Fíjate también en el conocido pasaje de Efesios 6. Primero el apóstol nos llama a Fortalecernos (Ef. 6:10) para entonces “estar firmes contra las insidias del diablo” (Ef. 6:11), “resistir en el día malo, y…estar firmes” (Ef. 6:13), y una vez más en Efesios 6:14 “Estén, pues, firmes”. A lo mismo nos llama el apóstol Pedro (1 P. 5:8-9). En la guerra espiritual, la principal labor del cristiano no es atacar: es resistir.

Entonces, ¿cómo resistimos? Cuando Satanás tentó a Cristo en el jardín, ¿qué hizo Jesús? Citó la Palabra. Satanás, el padre de la mentira, ¡no puede resistir la verdad! Lo que él conoce, donde él trabaja, en lo que es experto es en la mentira. Cuando nos sometemos a la verdad de Dios, creyendo Su palabra, él huirá, buscando otra táctica para venir de nuevo.

Las artimañas de Satanás

Satanás tiene ciertas estrategias o artimañas que se repiten a lo largo de la Biblia y que todo cristiano puede reconocer. Algunas de ellas:

El engaño (Jn. 8:44). A través del engaño, Satanás puede hacernos creer una mentira que entonces se convierte en una fortaleza dañina para nuestras vida. En este sentido, debemos estar a la defensiva con la Palabra de Dios para no permitir la formación de nuevas fortalezas a través de creer la mentira, pero también debemos estar activamente buscando la verdad y eliminando lo que sea mentira en nuestros pensamientos.

Las tentaciones (Ap. 12:9). Satanás nos ha observado bien, y desde el primer pecado de la humanidad él ha mostrado ser muy astuto (Gn. 3:1). Él ha notado cuáles son nuestras debilidades y nuestros deseos pecaminosos, y él sabe cómo presentar la tentación en una forma engañosa. Él hace que el pecado parezca agradable, posible de realizar sin que nadie se entere, y que pensemos que podemos disfrutarlo por poco tiempo y sin repercusiones. La verdad de la Palabra es que Dios es omnipresente y omnisciente, y aun la oscuridad es como luz para Él (Salmos 139:12). Cuando desobedecemos, estamos levantándonos por encima de Dios y Él resiste los soberbios (Santiago 4:6) Por tanto, ¡resistamos las tentaciones en el poder de Cristo Jesús!

Acusaciones (Zac. 3:1-2). Luego que Satanás logra hacer caer en tentación a un hijo de Dios, o aun cuando el hijo de Dios esté firme en el Señor (como sucedió con Job), él procede a acusarnos: a inculpar nuestras conciencias y a hacernos dudar de nuestro lugar delante de Dios. Ante estas acusaciones, podemos decir gozosamente que somos nuevas criaturas en Cristo (2 Co, 5:17). No solamente nuestros pecados han sido perdonados, sino olvidados (He. 10:17). Y si Satanás nos hace pensar que somos pecadores, sin él notarlo, nos está dando buenas noticias: ¡Cristo Jesús vino al mundo para salvar a pecadores! (1 Ti. 1:15). Entonces no deberemos tambalear, porque aun si matan el cuerpo, nuestra vida eterna está segura en Cristo (Lc. 12:4-5).

Armadura de fe

Debido a la gran importancia del pasaje de Efesios 6, vamos a leerlo completo y a comentar brevemente lo que vemos:

“Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza. Revestíos con toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las insidias del diablo. Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñida vuestra cintura con la verdad, revestidos con la coraza de la justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz; en todo, tomando el escudo de la fe con el que podréis apagar todos los dardos encendidos del maligno. Tomad también el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios. Con toda oración y súplica orad en todo tiempo en el Espíritu, y así, velad con toda perseverancia y súplica por todos los santos”, Efesios 6:10-18.

Nuestra cintura está ceñida con la verdad, y Su palabra es la verdad (Juan 17:17). Es la creencia en la palabra y el aplicarla a nuestras acciones lo que mantiene unida toda la armadura. El estar revestidos con la coraza de la justicia produce la resistencia mientras Satanás huye. Sin duda esta justicia viene del Señor y su evangelio, y a la vez podemos saber que una vida de piedad y santidad provee defensa ante los ataques satánicos. Aprendemos también a levantar el escudo de la fe que apaga todos los dardos encendidos del maligno cuando no hay duda de la Palabra en nuestros corazones. Todo esto es posible porque tenemos nuestro yelmo, la salvación, que, aunque no puede ser removida (Jn. 10:28), Satanás procurará atacarla, acusándonos de no ser lo que Dios dice que somos.

Si te fijas, en este pasaje hay solamente dos armas ofensivas: los calzados para compartir el evangelio y la espada del Espíritu, ambos representando la Palabra de Dios. Una vez más: nuestro llamado es a resistir. Nuestras armas son mayormente defensivas porque la batalla pertenece al Señor (1 S. 17:47). Es Él quien lucha por nosotros. Solamente con Su palabra y en Su poder hay victoria.

Cuando apoyamos nuestra fe con vivir en la Palabra y la oración, recibimos nuestros instrucciones del Espíritu Santo para la batalla, y nuestro Señor nos llena con Su verdad para que podamos predicar con Su espada (Ef. 6:17). Él nos ha dicho que su espada es como un martillo que despedaza (Jer. 23:29), y tenemos la garantía que “mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié” (Is. 55:11).

La batalla ya ha sido ganada por Cristo en la cruz, donde Él despojó los autoridades triunfando sobre ellos (Colosenses 2:15). Esta sola realización cambia totalmente el tono de nuestro luchar: batallamos con un enemigo que, en última instancia, ha sido derrotado. El diablo no puede forzarnos a hacer nada. Nosotros decidimos en cada evento a quién vamos a servir, a Dios o al mundo. Entender la derrota de Satanás nos librará de sobre enfatizar el poder del maligno (¡es un enemigo derrotado!), y conocer la Palabra de Dios nos llevará a estar alertas ante las asechanzas del diablo, para resistirlo (1 P. 5:8-9). Así que, habiéndolo hecho todo, ¡estemos firmes!

Escrito por Catherine Scheraldi & Jairo Namnún
Catherine Scheraldi de Núñez es la esposa del pastor Miguel Núñez, y es doctora en medicina, con especialidad en endocrinología. Está encargada del ministerio de mujeres Ezer de la Iglesia Bautista Internacional. Puedes seguirla en twitter.
​Jairo Namnúnsirve como director ejecutivo de Coalición por el Evangelio y está encargado de idear y supervisar el contenido del ministerio. Es director del grupo de universitarios en la Iglesia Bautista Internacional en República Dominicana, y tiene una Maestría en estudios teológicos del Southern Baptist Theological Seminary. Está casado con Patricia. Puedes encontrarlo en Twitter.
 
Fuente: http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/que-es-la-sana-doctrina

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *