27

Ago

2017

¿Frustrado con tu matrimonio? Científicos sugieren que ores

¿La oración afecta a nuestras relaciones íntimas? Frank Fincham, del Instituto Familiar de la Universidad Estatal de Florida, junto a varios colaboradores, ha realizado una serie de estudios empíricos sobre cómo la oración puede afectar a las parejas de novios. Fincham quería saber si la oración peticionaria (aquella en la que pides algo) en la pareja tiene efectos objetivamente medibles. Después de numerosos estudios realizados durante décadas y publicados en revistas como Psychological Science, la respuesta parece ser que sí.

Orar diariamente por tu pareja se ha relacionado con numerosos resultados positivos: aumento de la satisfacción de las relaciones, mayor confianza, cooperación, perdón y compromiso conyugal. Muchos de estos beneficios se aplican tanto al orador como a la persona por la que se ora.

Pero no sirve cualquier oración para experimentar estos beneficios ya que tienen que estar orando específicamente por tu pareja. Por supuesto, la oración puede realizarse de muchas formas: ritual, peticionario, coloquial, meditativo, entre muchas otras. La forma estudiada por los investigadores fue peticionaria, haciendo peticiones específicas durante la oración. El enfoque de estas oraciones fue para el compañero, pidiendo por el amor divino, el bienestar y las bendiciones.

El efecto positivo de la oración se midió tanto en estudiantes de pregrado, en su mayoría blancos en relaciones exclusivas, como en parejas afroamericanas que han estado casadas durante muchos años. Para estar seguros que los hallazgos serían precisos, los investigadores diseñaron cuidadosamente los experimentos al asignar aleatoriamente a sus participantes en los grupos de tratamiento y control. Las diferencias entre los dos grupos podrían ser atribuidas a los efectos de la oración centrada en la pareja más que a otros factores. Los otros grupos de control participaron en otras actividades que teóricamente podrían mejorar las relaciones, tales como la oración centrada en uno mismo, los libros de autoayuda, los programas de enriquecimiento matrimonial y las interacciones sociales positivas con el compañero. En comparación con estos grupos de control, aquellos que oraron por sus parejas siempre vieron un mayor impacto positivo en su relación.

Además de estos ensayos controlados aleatoriamente, Fincham y sus colaboradores añadieron otra característica para fortalecer sus hallazgos. La investigación en ciencias sociales a menudo se basa en el autoinforme, donde los participantes responden a las encuestas después de participar en una actividad. Pero ¿qué pasa si los participantes se equivocan o no responden sinceramente? Para controlar esos factores, Fincham incluyó observadores de terceros para analizar el comportamiento de los participantes antes y después de las pruebas. Los observadores encontraron que aquellos que oraban regularmente por sus cónyuges experimentaron mejores resultados.

Orar por el compañero está vinculado a numerosas cualidades positivas. Por ejemplo, para que las parejas prosperen, ambos deben estar dispuestos a hacer sacrificios. Si estos sacrificios llevan al resentimiento, la relación se erosiona. Sin embargo, la oración centrada en la pareja hizo que los participantes estuvieran más satisfechos con los sacrificios que hicieron.

Otro conjunto de cinco estudios indica que la oración centrada en la pareja desplaza a las personas hacia una mayor cooperación y perdón en medio del conflicto. El perdón no solo es esencial para las relaciones de uno, sino que también se asocia con una mejor salud física, por lo que el beneficio se amplifica. Otros estudios de Fincham encontraron que la oración centrada en la pareja estaba asociada con un mayor compromiso general en el matrimonio. Este rasgo se observó tanto en la persona que oraba con regularidad como en el compañero por el que se oraba.

El poder de la oración peticionaria se aplica no sólo a las parejas de novios, sino también a los amigos cercanos. Por ejemplo, en experimentos con estudiantes universitarios, los investigadores encontraron que aquellos a los que se les había asignado orar regularmente con un amigo íntimo mostraban mayores niveles de confianza, en comparación con otros grupos de control. Varios estudios sugieren una relación causal, no solo correlacional. La oración centrada en los compañeros aparentemente hace que las personas se sientan más satisfechas con sus matrimonios. Si ese es el caso, entonces es una actividad poderosa.

Sin embargo, ¿cómo el rezo mejora las relaciones de otras maneras? Ninguno de estos estudios suponía que las oraciones fueran respondidas por un ser divino. Dejando a un lado la posibilidad de una intervención sobrenatural, la investigación sugiere que la oración centrada en el compañero aumenta el amor desinteresado hacia su pareja. También podría ayudar a reorientar a una pareja hacia metas compartidas a largo plazo y a alejarse del comportamiento adversario a corto plazo enfocado en “ganar” los conflictos.

La oración peticionaria centrada en la pareja podría desempeñar un papel en la resolución de conflictos y en la consejería matrimonial. Aunque no todos los consejeros se sienten cómodos asignando oración a los clientes, los profesionales sin duda podrían asociarse con las congregaciones y el clero que están comprometidos a fomentar las relaciones saludables.

En este punto, los resultados de Fincham no pueden aplicarse a todas las parejas. La investigación necesita estudios adicionales interculturales. Y estos estudios se limitaron a aquellos que ya participan, en cierta medida, en la oración. Investigaciones adicionales podrían revelar si la oración también mejora las relaciones de las parejas que normalmente no oran.

La investigación empírica de Fincham, que abarca más de 20 años de estudio, ha aparecido en algunas de las revistas de psicología más prestigiosas y ha llegado a la misma conclusión: la oración mejora los matrimonios. Para aquellos que tienen curiosidad por probarlo por sí mismos, podrían comenzar con el rezo que se le dio a los sujetos del estudio:

Querido Señor, gracias por todas las cosas que van bien en mi vida y en mi relación. Por favor, continúe protegiendo y guiando a mi pareja, proporcionando fuerza y dirección todos los días. Sé que usted es la fuente de todas las cosas buenas. Trae esas cosas buenas a mi pareja y haz una bendición en la vida de mi pareja. Amén”.

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *