27

Oct

2015

Grabadas con Fuego

Grabadas-con-Fuego-Ana-Maria-Frege-Issa

 
Un visitante pasaba por el recinto de una gran fábrica de cerámica, cuando notó a una chica que estaba decorando un vaso delicado, pintando en él una hermosa flor. Estuvo un rato mirándola con interés, mientras se inclinaba sobre el vaso, trabajando con esmero, concentrando su atención en cada pincelada y mezclando los colores con el cuidado de un artista.

– Esta clase de trabajo es muy lento – le dijo a la joven.

– Sí- le contestó ella mirando al visitante, muy lento.

– Después que has pasado tanto tiempo trabajando en este punto, si yo lo tocara con un dedo lo echaría a perder todo. Pero, ¿cómo consiguen que el dibujo se quede fijo?

– Cuando he terminado mi tarea, viene el encargado y lo pone dentro del horno. Después de que han pasado por el fuego no hay manera de borrarlo. El dibujo y todos los colores se quedan fijos de modo imborrable. Durarán en tanto dure el vaso.

A nadie le gusta pasar por las pruebas y a veces nos da la impresión de que son eternas, que no terminamos una para empezar otra, que los problemas no dejan de llegar y sentimos que nuestras fuerzas disminuyen.

Cuando estamos en medio de los problemas podemos llegar a pensar que “algo malo” hicimos para que nos pasara todo lo que estamos viviendo. Sin embargo, olvidamos que es necesario que nuestra fe sea probada.

“Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo”. 1 Pedro 1:7 (NTV)

Para llegar a ser aquello que Dios quiere que seamos, necesita trabajar en nuestra vida, probar nuestra fe, a fin de que cada día lo vayamos conociendo más de forma personal; lo que permite que las promesas que leemos en su Palabra no se queden como textos memorizados, sino que podamos experimentar cada una de ellas, que podamos vivir la provisión, amor, misericordia, gracia y perdón de los que hablamos.

Cuando somos capaces de conocer a Dios vivencialmente, cuando nuestra única opción es confiar en Él y sus planes, y nos tomamos de su mano, nuestras vidas cambian, nuestra fe se fortalece; dejamos de ver a Dios como un ser lejano y experimentamos la relación cercana y personal que quiere tener con nosotros.

No te desanimes en las pruebas, recuerda que las cosas que aprendemos al pasar por el fuego, quedan grabadas para siempre y cada una de ellas nos acerca más a la obra de arte que Dios ha diseñado para nuestras vidas.

Fuente: http://cvclavoz.com/cvc-devocionales/grabadas-con-fuego/

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *