7

Jul

2014

Howard, héroe en la derrota, vive la paz de Cristo

ap-tim_howard.brazil.2014

 

Estados Unidos quedó fuera del Mundial tras un emocionante encuentro frente a Bélgica. El partido se decidió en la prórroga gracias a la actuación de Timothy Howard, el veterano portero estadounidense, que fue elegido mejor jugador del partido y  superó el récord histórico de paradas  en un partido de esta competición, con dieciséis intervenciones.

La destacada actuación de Howard le convirtió durante todo el día en protagonista en las redes sociales, donde su interesante historia personal ha sido destacada en los medios deportivos de todo el mundo.

UNA LUCHA DESDE LA INFANCIA
El portero, que actualmente milita en el Everton inglés, fue diagnosticado a los once años del síndrome de Tourette, un extraño síndrome que provoca tics motores y vocales.

En ese momento fue muy importante el apoyo de su abuela. “No tenía mucha paz”, recuerda Tim, “pero en medio de tanto caos en mi cabeza yo sabía que siempre podía contar con al menos una persona para proporcionarme calma y estabilidad: mi abuela”.

Esa “sensación de paz de mi abuela era tan poderosa porque provenía de su fe en el Señor”, explica el portero. “A través de ella, Dios reveló su amor por mí también.No pasó mucho tiempo antes de que yo también siguiera sus pasos. Yo quería tener la misma clase de fe y la paz que ella tenía, y eso es exactamente lo que Dios me dio”

DOS REGALOS DE DIOS
Desde entonces, reconoce que vivir con el síndrome de Tourette “no es fácil. Pero Dios me ha bendecido con el don de ser un buen atleta también”, de forma que ha visto cómo ha podido ayudar a otras personas que padecen ese mismo síndrome a superar dificultades. “Lo veo como dos regalos que he podido utilizar para animar a otros”, dice.

“Como deportista de élite sé que tengo la bendición de estar viviendo un sueño. Y, sin embargo,si todo desapareciera mañana, sé que todavía tendría paz. Seguro que sueno como un loco para la mayoría de la gente, pero esa es la clase de paz que Cristo da. Tiene sus raíces en su amor, y sobrepasa todo entendimiento”, explica Howard.

“Lo más importante en mi vida”, dice Tim, “es Cristo. Es más importante para mí que ganar o perder, o si estoy jugando o no. Todo lo demás es sólo un extra”.

IMPLICADO
Fuera del campo, Howard ha estado involucrado en grupos de estudio bíblico y es voluntario regular de organizaciones cristianas como el L8r Club, un grupo de jóvenes en Bramhall Baptist Church en el Reino Unido. Los martes juega al fútbol con los adolescentes antes y después de las lecciones de la Biblia.

“El mejor momento para mí”, dijo Howard, “es cuando veo un gran avance en [la juventud.] Cuando veo que comprenden lo que significan realmente Dios y Cristo”.

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *