18

Nov

2016

La cruda verdad sobre la Biblia: genocidio, amor y regalos

verdad-biblia-genocidio-amor-y-regalos-por-alejandro-rivas

 
Hay tres cosas muy importantes sobre la ley de Dios que amplían nuestro conocimiento y rompen todo prejuicio acerca de la Biblia:

1. LA LEY ES UNIVERSAL

Dios es santo y perfecto, y todo fue creado bajo ese estándar de perfección y santidad, pero cuando el humano decidió pecar, habían dos opciones: eliminar la especie humana o establecer leyes que la restauraran. Dios estableció leyes que produjeran la restauración de la perfección y santidad perdidas en el paraíso de tal manera que nuestra relación con Él no se viera afectada y volviéramos a disfrutar Su amor y poder.

La ley de Dios no es religiosa, es universal. Pecado significa muerte, hasta que entendamos esa cruda realidad, nos preocuparemos en dejar de pecar y avanzaremos.

Dios detesta el pecado. Quien peque debe morir. La gravedad del castigo es proporcional a la importancia negativa que tiene el pecado delante de Dios. El problema es el concepto que actualmente tenemos de “ley” y “autoridad”, pues vemos las leyes humanas como “optativas según mi país, creencia y jerarquía social”, pero la ley de Dios es absoluta y obligatoria. Las leyes humanas se rompen todo el tiempo y “no pasa nada”, por lo que suponemos que es igual con la ley de Dios, pero no es así: la paga de infringir la ley es muerte. El castigo no es “al azar” como si fuera un juego macabro, sino es especifico para quienes infringen la ley: quien fornica o adultera debe morir apedreado, la ciudad que fomente la homosexualidad o la adoración a estatuas debe ser eliminada completamente, quien mienta o robe debe ser mutilado, la ley de Dios esta hecha para mantener un mundo sin maldad y que la gente buena obediente a Dios pueda disfrutar de una vida plena. 

Conociendo cuanto detesta nuestro Creador al pecado y la miseria, virus y crisis que produce el practicarlo, deberíamos odiar el pecado al punto de rechazarlo sin miramientos, pero generación tras generación optamos por “tolerarlo” y practicarlo mas y mas, produciendo la crisis global que tanto anhelamos desaparecer; llamamos “amor” al adulterio, “inteligencia” a la mentira y “broma” a la blasfemia. El ser humano resulto incapaz de seguir la ley de Dios por lo que solo había una opción mas: eliminar la especie humana.

2. LA LEY FUE ABSORBIDA POR EL AMOR

Dios se hartó del pecado que lo mantenía alejado de Su creación, se cansó de la maldad humana que siempre buscaba su autodestrucción, y ante la realidad de que no había un sólo ser humano santo, bueno y sin pecado, la única opción era eliminar al ser humano, pero Dios amo tanto a la especie humana que decidió Él mismo nacer como humano, y pagar Él mismo las faltas de toda Su creación de una sola vez y para siempre; de tal forma que el Santo pagaría por los pecadores, el Bueno pagaría por los malos y el Creador se sacrificaría por su creación.

Jesús fue apedreado para que nadie más tuviera que ser apedreado, fue azotado para que nadie más tuviera que ser azotado, fue humillado para que nadie mas tuviera que ser humillado, fue asesinado para que nadie mas tuviera que morir. Eso es Amor.

La ley de Dios no desapareció, ni fue sustituida, sino fue cumplida por Jesús. Muchos se confunden al notar un antiguo testamento lleno de leyes estrictas y luego un nuevo testamento lleno de perdón y amor, llegando incluso a suponer que son dos Dios distintos, o que Dios cambio su autoridad del antiguo testamento por coros románticos, pero la cruda verdad es que la autoridad y ley Divina sigue vigente y lo único que impide que la ira de Dios nos destruya es que Jesús ya fue destruido en nuestro lugar, por lo que hasta el día del juicio final no habrá castigo de muerte por el pecado. Sin Jesús seguiríamos buscando cumplir la ley a la perfección para ser salvos, y castigando con la muerte todo pecado de fornicación, adulterio, blasfemia, homosexualidad, ateísmo, robo, mentira o cualquier otro, tal y como lo hacen sectas como el ISIS, pero Jesús lo cambio todo, por eso la clave es que todos los ateos y religiones existentes en el planeta conozcan a Jesús.

3. LA LEY DEL SIGLO 21

Desde el instante en que Jesús pagó el precio de los pecados en la cruz, el ser humano volvió a tener acceso a Dios, ahora basta el arrepentimiento y la fe en Jesús para evitar todo castigo y aún recibir el regalo de la vida eterna. La salvación ahora es por Gracia.

Todos somos iguales: pecadores condenados a muerte, pero Dios nos ama a todos por igual, por eso quien se arrepienta y crea en Jesús, vivirá. Es la ley del siglo 21.

Esto no significa que podemos pecar con libertad y que “no pasará nada pues Jesús ya pagó todo”, sino se trata de que mereciendo morir, seguiremos con vida y aún podremos evitar el castigo en el juicio final si hoy nos arrepentimos genuinamente y creemos en Jesús.

Algunos suponen que Dios no existe porque la gente hace maldades y no reciben su castigo; no han comprendido que vivimos bajo la Gracia que Jesús pagó en la cruz, y que a su debido tiempo toda maldad sin excepción alguna sera castigada, pero Dios esta dando tiempo a todos los seres humanos de cobijarse bajo la ley del siglo 21 y así salvarse; Su amor a través de la toda la historia humana es palpablemente inaudito.

Conclusión:

Dios no es solamente amor, Él es santo y con justicia juzga y consume la maldad, y recompensa la fidelidad de quienes le sirven, porque Él es bueno; a algunos se les dificulta comprender esta verdad porque piensan en Dios como un “concepto” y no como un ser vivo que ama, ríe, piensa, llora, grita, susurra, abraza, trabaja, castiga, corrige, perdona y juzga. Cuando conoces al Autor de la Biblia, Su palabra cobra vida y valor. 

La ley dice apedreamiento y mutilación, la paga del pecado sigue siendo muerte, pero  Jesús murió en tu lugar, y ahora el regalo de Dios es perdón de pecados y vida eterna a quien se arrepiente y cree en Jesús.

La Biblia no es un simple libro, es un compendio global y eterno de sabiduría y conocimiento que encierra todas las respuestas de la humanidad. Es la Palabra de Dios expresada por amor a los seres humanos, para que podamos avanzar y ser benditos eternamente; menospreciarla es precisamente lo que ha llevado al mundo al caos.

Escrito por ​​Alejandro Rivas
Escritor, Profeta, Líder, amante de la tecnología y el buen arte, esposo fiel, perfeccionista, MUY idealista, Discipulo de JESÚS, pero sobre todo Hijo de Dios. Me llamo Irwing Alejandro Rivas, y soy el actual Pastor y Lider del Ministerio Nueva Generación para Dios.
 
Fuente: https://pastoralejandrorivas.wordpress.com/2016/07/12/la-cruda-verdad-sobre-la-biblia-genocidio-amor-y-regalos/

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *