18

Feb

2015

La voz acusadora en mi cabeza

Paula-Hendricks-La-voz-acusadora-en-mi-cabeza

 

Seré honesta con ustedes. En una ocasión en que fallé en priorizar mi tiempo con Jesús, el resultado fue que luché intensamente con la culpa. Por alguna razón, aunque estaba enfocada en la importancia de la prioridad de nuestro tiempo con Él, como lo primero que debemos hacer en las mañanas (¡ese era el enfoque del blog en ese mes!), mi cuerpo no cooperaba. Estaba completamente desgastada emocionalmente. Me despertaba y mis primeros pensamientos eran “¡No puedo esperar hasta que vuelva a acostarme de nuevo!”¡Qué batalla se libraba en mi interior! Mis emociones luchaban y no me hundí solo porque permanecía agarrándome de la Verdad.

Era algo como esto:

“Siempre prefieres dormir en lugar de elegirlo a Él”

“Es verdad. Si fuera por mí, así lo haría.”

“Siempre Lo decepcionas.”

“¡Pero Él me entiende! Él sabe que no puedo hacer nada sin Él.”

“No esperes contar con Él hoy cuando Lo has tratado así.”

“Pero Él me ama de todas formas! No por lo que yo haga, sino por Quien Él es!”

Nancy dice estar convencida de que pocos temas ocasionan tantos sentimientos de culpa y fracaso entre los cristianos como el del tiempo de quietud diario. Estoy de acuerdo. ¿Qué podemos hacer con eso? No lo sé… Entiendo que lo único que quería compartirles es que esos sentimientos son normales. Apocalipsis 12:10 me dice que Satanás está muy ocupado hoy acusándonos a ti y a mí delante de Dios. Él nunca se rinde.

Aunque no tengo todas las respuestas, quiero animarte hoy a que no te rindas- aún si has “fallado” cada día de este mes. ¡Mantente persiguiendo a Jesús con gusto! ¿Te das cuenta que al final eres totalmente dependiente de Él para entender Su Palabra? Lucas 24:45 dice, “Entonces les abrió la mente para que comprendieran las Escrituras”.

A.W. Tozer consiente en esto, “La Biblia es un libro sobrenatural y solo puede ser entendido con ayuda sobrenatural”. Gracias a Dios que aunque Su Palabra es infinitamente profunda, Él se deleita en dar sabiduría, visión y entendimiento a mujeres hambrientas (ver Santiago 1:5).

Sé que no soy la única con esta lucha. ¿Cómo respondes a la voz acusadora en tu cabeza? ¿Cuál verdad de la Palabra te da esperanza cuando no satisfaces tus propias expectativas?

Fuente: https://www.avivanuestroscorazones.com/blogs/mujer-verdadera/la-voz-acusadora-en-mi-cabeza/


Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *