10

Ene

2017

Lo que fue capaz de hacer una mujer para conseguir lo que queria

lo-que-fue-capaz-de-hacer-una-mujer-para-conseguir-lo-que-queria-por-alejandro-rivas

 

“Eres una vil perra.”

El insulto había sonado demasiado fuerte y mas aun viniendo de él. Toda la multitud se junto para contemplar la cruel escena. La mujer yacía postrada en el suelo mientras el hombre simplemente la veía en silencio. ¿Como era posible? ¿Que había pasado? ¿Donde habían quedado tantas Promesas de Amor verdadero? ¿Habían sido solo una cruel mentira? Había soportado el silencio demoledor, la humillación y la burla, y ahora estas palabras destrozaban casi por completo un corazón sediento de esperanza.

“No te daré absolutamente nada, lo que tengo se lo daré solo a mis amigos.” prosiguió diciendo el hombre.

Cualquiera hubiera huido de ese lugar. Por lo menos por orgullo propio hubiese dado la vuelta y regresado su camino; pero la mujer parecía no tener ni una pizca de dignidad por si misma. ¿En verdad creía poder romper esa barrera de desprecio? Si fuera cualquier otro hombre se comprendería su insistencia, pero se trataba de él. Se trataba del hombre con mas influencia de toda la región, el hombre mas poderoso y controversial de la ciudad, toda la gente lo conocía, sabían que una sola palabra suya movía ejércitos o detenía ejecuciones. Era el tipo de hombre al cual no se le debía insistir.

Pero la mujer seguía insistiendo. ¿Seria acaso la desesperación? O quizás era porque muy dentro de ella, sabia que ese hombre era la ultima oportunidad que tenia de lograr que su sueño cobrara vida. Ese hombre tenia el Poder de libertar a su hija. Sea como sea ya llevaba ventisiete minutos de haberse convertido en una completa necia. Una mujer que en contra de todo pronostico insistía con todas sus fuerzas buscando una respuesta. Y no estaba dispuesta a irse sin pelear. O lo lograba o la mataban. Esas eran sus opciones.

La gente estaba conmocionada.

“¡No lo puedo creer! ¿Sera capaz de rogarle otra vez?” – “Yo jamas me atrevería a rebajarme de tal modo…una mujer debe guardar compostura y mas aun delante de tanta gente.” – “Esa mujer no debería estar aquí, no pertenece a nuestra Tribu. Mejor que huya ahora o terminará muerta.” La multitud murmuraba sin cesar mientras el hombre y la mujer cruzaban sus miradas fijamente.

No habían transcurrido ni siquiera treinta minutos desde que sus gritos habían sido correspondidos por el mas absoluto silencio. Su garganta estaba desecha, su voz literalmente había sido ahogada y apagada; había gritado hasta quedarse sin voz sin el mas mínimo resultado. Los mas allegados al hombre intentaban callar a la mujer con insultos, gritos y desprecios. Usaron todo el vocabulario mas despectivo que se había escuchado jamas. Ni siquiera a una vulgar bestia se le trataba de esa manera. Pero la mujer seguía insistiendo. Empuñaron sus puños para golpearla y hasta la amenazaron de muerte con tal de detenerla pero todo era en vano; parecía que la mujer estaba poseída por una obsesión mas allá de todo lo conocido; una motivación que rayaba en lo ridículo, una motivación que estaba a punto de costarle la vida.

Sus vestidos la delataban. Era mas que obvio que no debería estar en ese lugar. Ellos no eran “su gente”. Ella intuía el motivo del desprecio. Sabia que no era “de ellos”, pertenecía a otra tribu, la tribu “enemiga”, ella sabia que había jurado bajo pacto de sangre de no acercarse a menos de dos mil metros de distancia, sabia que se trataba del conflicto entre ovejas y lobos, entre lo blanco y negro, entre el cielo y el infierno.

Quizá por eso iba mentalmente preparada. O talvez su petición era demasiado importante. Pero al final de cuentas era una mujer brutalmente rechazada, y también era una mujer brutalmente necia.

El hombre de pronto se detuvo. El hombre mas poderoso que ha pisado la faz de la tierra estaba delante de ella. Y ante el asombro de la multitud, la mujer se tiro a sus pies. Arrodillada. Humillada. Pero totalmente necia a lograrlo.

Eres una perra. No esta bien que me pidas que te de a ti lo que solo le corresponde a mis amigos.”

La mujer trago saliva. Sabia que era su ultima oportunidad, y sabia que solo Él podía hacer realidad lo imposible. Sus próximas palabras eran las mas importantes de toda su vida, debía decir la frase que provocaría el milagro que su corazón anhelaba, o que la hundiría para siempre.

“Tienes razón Amado Mesías, pero aun los mismos perros comen de las migajas que caen de la mesa de sus dueños.”

¿Seria el hecho de haberlo llamado por su nombre? ¿Seria acaso que su necedad logro romper toda barrera? ¿O fueron sus palabras tan directas, humildes y sinceras? No lo supo con exactitud, pero Jesús la vio totalmente impactado. Jamas en su vida había contemplado cuadro semejante. Tanta decisión, tanta fuerza, tanta Fe. Tanta NECEDAD.

“Mujer me has dejado sin palabras. Grande es realmente tu Fe. Lo que me has venido a pedir te sea hecho inmediatamente.” Jesús dio la orden Divina. La hija de la mujer quedo libre de su enfermedad en esa misma hora, y una mujer realmente NECIA, provocó un Milagro. | Mateo 15:21-28

UNA MUJER BRUTALMENTE RECHAZADA

Primero el brutal silencio de Jesús. Seguido por una bofetada lírica: “no estoy aquí para bendecirte a ti, sino para bendecir a otros” y termina la devastación diciéndole que no está bien tomar la Bendición de los Hijos y dársela a una vil perra.

Pero algo cambio. Esta mujer se atrevió a ser una Guerrera brutalmente NECIA.

UNA GUERRERA BRUTALMENTE NECIA

¿Que fue a buscar la mujer? Un Milagro. ¿Lo obtuvo? Sí. ¿Sabes que hizo la diferencia en esta mujer? Decisión, determinación, fe…llamale como quieras, pero yo le llamo NECEDAD.

Orar insistentemente sin importar los obstáculos: Silencio demoledor, rechazo, humillaciones, tiempo de espera largo, no importa…la necedad produce Milagros. Una Oración necia mueve al Todopoderoso.

¿El cielo se empeña en guardar silencio? Insiste. – Lucas 11:5-13 ¿Porque Dios guarda silencio? Para que aprendas a tener un Corazón de un Adorador en Espíritu y en Verdad. ¿Porque te dice NO? Para que aprendas a provocar un SI.

La vida es extremadamente difícil desde que Adán peco en el Paraíso y Jesús lo sabe. Por eso en su afán de hacerte fuerte, sabio, ungido, y un verdadero Buscador de Su Presencia, permite que llegues al límite solo para mostrarte Su Gloria y aprendas a confiar completamente en Su amor y poder; si no me crees, observa de cerca a Abraham cuando llego al límite. Cuando tomo el cuchillo dispuesto a sacrificar todo lo que tenia, pero él al igual que tú descubrirás que DIOS siempre estuvo en control. El Ángel llego a tiempo, Isaac fue liberado y Abraham volvió a reír. Sí, como lo leíste. Rió a carcajadas otra vez. Al igual que lo harás TÚ. Todo lo que el Señor permite en tu vida es para enseñarte, fortalecerte y Bendecirte; no temas, Él sigue en Control.

HAY MILAGROS EN TU VIDA QUE ESTÁN DETENIDOS POR FALTA DE INTERCESIÓN. POR FALTA DE SER NECIOS. INTENSIDAD ES LA PALABRA CLAVE.

Ora una hora mas. Lee la Biblia un capitulo mas. Adora a Dios con una canción más. Ayuna un día mas. Pelea un round mas. Insiste. Toca la puerta otra vez. Llámalo de nuevo. No existe algo mas Espiritual que ser NECIO. Ni el silencio demoledor, ni el rechazo continuo o la cruel humillación pueden arrebatarte lo que te pertenece este 2017, si tan solo tomas la decisión de ser BRUTALMENTE NECIO.

Escrito por Alejandro Rivas
Escritor, Profeta, Líder, amante de la tecnología y el buen arte, esposo fiel, perfeccionista, MUY idealista, Discipulo de JESÚS, pero sobre todo Hijo de Dios. Me llamo Irwing Alejandro Rivas, y soy el actual Pastor y Lider del Ministerio Nueva Generación para Dios.
 
Fuente: https://pastoralejandrorivas.wordpress.com/2017/01/02/lo-que-fue-capaz-de-hacer-una-mujer-para-conseguir-lo-que-queria-2/

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *