9

Jun

2013

Los rollos del Mar Muerto, en venta al mejor postor

Hace más de 70 años que se descubrieron en las cuevas de Qumram los manuscritos bíblicos más antiguos del mundo. Una familia palestina, los Kando, fueron los primeros en adquirirlos y venderlos, a lo largo del tiempo, a diferentes museos y coleccionistas de arte. Pero al parecer hay muchos pequeños fragmentos que se fueron guardando en una caja fuerte en Suiza, esperando el mejor momento para hacerlos rentables.

Y ese momento parece haber llegado, según informa Daniel Estrin en un amplio reportaje publicado por Asociated Press. La familia Kando, propietaria de un negocio de antigüedades, está ofreciendo los fragmentos de los rollos a universidades, fundaciones y coleccionistas, sobre todo en Estados Unidos, donde parece encontrar mayor interés en realizar el gran desembolso económico que pide.

Las autoridades de Antigüedades del gobierno de Israel no se lo han tomado nada bien, ya que consideran que los rollos son un “bien cultural” y como tal, considera que le pertenecen. Por eso ha amenazado con confiscar cualquier trozo a la venta que llegue al mercado.

“Le dije a Kando hace muchos años, que en la medida que a mí respecta, no puede morir con esos pergaminos”, dijo Amir Ganor, jefe del escuadrón anti-saqueo de la autoridad, al hablar de William Kando, que mantiene la colección de los Rollos del Mar Muerto de su familia . “La única dirección que ese tesoro debe seguir es hacia el Estado de Israel”.

Kando dice que su familia ofreció sus fragmentos restantes a la Autoridad de Antigüedades de Israel y otras instituciones, pero estos no podían pagarlos.

“Si a alguien le interesa, estamos dispuestos a vender”, dice Kando, sentado en la tienda de antigüedades de Jerusalén que heredó de su difunto padre. “Probablemente esta sea la antigüedad más importante en el mundo”, asegura.

Y no le falta razón si se atiende a la demanda. Hace poco la Universidad de Asuza, en Los Ángeles, compró cinco fragmentos por un valor de casi dos millones y medio de dólares.

Entre 2009 y 2011, la Southwestern Baptist Theological Seminary en Fort Worth, Texas, negoció con Kando para la adquisición de ocho fragmentos guardados en una caja fuerte en Zurich. Por el fragmento más grande disponible, Kando está pidiendo 40 millones de dólares.

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *