1

May

2013

Menor canadiense se suicida tras ‘bullying’ y presunta violación

Rehtaeh Parsons, de 17 años, fue hospitalizada después ahorcarse este pasado jueves y ser rescatada aún con vida. La joven estudiaba bachillerato en Halifax, Nueva Escocia, fue finalmente desconectada de los aparatos que la mantenían artificialmente con vida este lunes.

La joven sufrió abusos durante más de un año, después de supuestamente haber sido agredida sexualmente por cuatro jóvenes en noviembre de 2011, cuando tenía 15 años, según su familia.

Además de sufrir esta agresión sexual, una foto que fue tomada durante la misma fue enviada a sus amigos a través de mensajes de texto e internet. Parsons, como consecuencia, desarrolló tendencias suicidas, explica también su familia.

Los problemas emocionales de la menor aumentaron especialmente después de que una investigación policial terminó sin cargo alguno para los presuntos culpables, según escribió su madre, Leah Parsons, en su página de Facebook.

“Rehtaeh hoy se nos ha ido debido a que cuatro chicos pensaron que violar a una niña de 15 años estaba bien; y que distribuir una foto para arruinar su vida y reputación sería gracioso”, escribió la madre. “Todo el bullying y el mensajeo y el acoso que nunca cesaron también tienen la culpa. Finalmente, el sistema de justicia le falló. Todas estas personas que tomaron la vida de mi bella hija”.

Los familiares de la adolescente dijeron que esperan que su historia ayude a otras familias a evitar este tipo de sufrimiento. El funeral de Parsons se realizará el sábado.

LA INVESTIGACIÓN POLICIAL

Las autoridades confirmaron que una fotografía que supuestamente mostraba a Parsons teniendo sexo con uno de los chicos circuló en los teléfonos y ordenadores de sus amigos. La difusión de una imagen de este tipo, incluso si el encuentro sexual fue consensuado, es considerada pornografía infantil. Sin embargo, según la policía no había evidencia suficiente para presentar cargos.

Por su parte la Real Policía Montada de Canadá indicó que los cargos fueron investigados a fondo. “Fue conducida una investigación sobre el presunto ataque sexual”, dijo el capitán Scott MacRae, portavoz de la policía. “En consulta con la justicia, la decisión final fue que no había evidencia suficiente para ir adelante con los cargos”.

“Hay muchos factores que considerar además de la foto en sí misma; las edades, quién envió el material, los ordenadores, así que es complejo”, dijo MacRae. “Entendemos que la gente quiere respuestas y que la gran pregunta aquí es por qué ocurrió o por qué no hubo cargos y lo entendemos. No tratamos de evitar la responsabilidad”.

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *