8

Jul

2013

No Eres Tú, Soy Yo (Para Ellos)

No-Eres-Tú,-Soy-Yo-(Para-Ellos)---Karinna-Segura-Boggie

 
Continuando con la temática de las relaciones sentimentales (tema muy importante para todos). Quisiera dirigirme a ustedes distinguidos jóvenes para que puedan tener una pauta base de lo que necesitan tener claro a la hora de conquistar el corazón de la chica con quién compartirás el resto de tu vida.

Sin más preámbulos,
¿Cómo ser un hombre conforme al corazón de Dios?

1. La felicidad completa, esa que brotará desde tu corazón y se expresará en tu sonrisa diaria a pesar de las dificultades de la vida, la encontrarás EXCLUSIVAMENTE en Dios. La chica que elijas para compartir la vida podrá hacerte reír, te sacará uno que otro suspiro y será quien ocasione el brillo de tu ojos, pero NO debe ser el objeto de tu adoración, admiración ni menos por quién gire tu vida. Jesús ha de ser el número UNO en tu vida, en todo tiempo y en todo lugar.

2. El Espíritu Santo debe controlarte enteramente. Él es el mejor consejero y será quién te indique el camino que debes seguir. Así podrás guiar tu vida y la vida de tu amada y posteriormente de tu familia con sabiduría y en el plan de Dios.

3. Debes ser un hombre de visión. Tú has sido puesto como cabeza, debes tener el liderazgo, y debes desarrollar independiente de tu personalidad, un carácter motivador, que impulse al crecimiento, no tan solo el tuyo sino el de quienes te rodean. Que tu visión se proyecte de tal forma que influencias espiritualmente las vidas de quienes te conozcan.

4. Debes ser sensible a las necesidades de los que te rodean. No le prestes preferentemente tu atención a las chicas en apuros, o aquellas que tienen conflictos internos, orienta a todos como a tus hermanas y hermanos. Coloca límites en tu consejería y liderazgo, y reconoce el momento oportuno para detenerte si ves que tu ayuda está siendo malinterpretada. Recuerda que tu confianza e intimidad debes brindarla exclusivamente a quién decides se transforme en tu esposa.

5. Sé un hombre humilde. No eres humilde al confesarte como tal, en el momento que lo hagas, justamente demostrarás falta de aquello. Reconoce que no siempre tienes la razón, ni has alcanzado todo lo que necesitas saber ni conocer. Permite que otros (mujeres y/o hombres) te orienten, corrijan y reprendan cuando sea necesario. Así estarás también dispuesto a enseñar a otros, en la medida que seas enseñado.

6. La oración debe ser tu apellido. La llave de tu éxito en todo ámbito se encuentra en tus tiempos de intimidad con Dios. Ahí es cuando podrás ser moldeado por Él, recibirás autoridad, poder y reflejarás más del carácter de Cristo en tu vida. NUNCA postergues este valioso tiempo ni menos lo REEMPLACES por estar con tu chica. Si ella ama a Dios, deberá saber que antes que todo y todos, tú te debes primeramente a Dios, sé consciente de tus prioridades.

7. Proyecta desde ya tu visión en relación a la familia. Concéntrate en desarrollar sólidos valores y principios para que puedas inculcárselos. Trabaja lo suficiente como para darle una estabilidad económica a tu novia y futura esposa. Recuerda que Dios es tu SUSTENTADOR y que cada conquista (profesional, económica) que adquieras se debe a Su misericordia extendida hacia ti. Sé un hombre agradecido y no avaro.

8. Reconoce tus debilidades y deficiencias. Sé honesto con tus pares, especialmente con la chica que has escogido. A medida que confiesas tus debilidades (primeramente a Dios) tendrás un corazón moldeable por Él, sabrás que puedes apoyarte completamente en Dios, Él se transformará en tu Roca inamovible en medio del caos o de la crisis. Así Él se gloriará en medio de tu debilidad.

9. No descuides los detalles. Sé un gentleman sin importar la época, ni el qué dirán. Sirve a los demás, en todo tiempo. No finjas ser un siervo solo para llamar la atención de una chica. Ella finalmente lo descubrirá, terminarás desilusionandola y de paso no agradarás a Dios.

10. Sueña con Dios, vibra y apasiónate por Su servicio. Ministra y pastorea los corazones de quienes tengas a tu alrededor. Conoce Su Palabra más que cualquier otra cosa. No seas sabio en tu propia opinión sino en Su sabiduría. Mantente en pureza. Y cuando sea el tiempo, lucha y conquista el corazón de tu amada.

Te garantizo que si consideras estos 10 puntos, no porque lo diga yo, sino porque son reflejo del carácter de los hombres que Dios describió en Su Palabra, podrás transformarte en un hombre conforme al corazón de Dios.
Créeme que no existe nada más irresistible para una mujer virtuosa que un HOMBRE DE DIOS, transfórmate en uno de ellos ¡Marca la diferencia!

 
Escrito por Karinna Segura Boggie
 


Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *