13

Nov

2013

¿No tienes seguridad de lo que sientes?

No-tienes-seguridad-de-lo-que-sientes---Dante-Gebel

 
Es probable que tengas temor a que te responda: “Es que no estoy segur@ de lo que siento; prefiero ser tu amig@…”. Si eso pasa, te doy un par de sugerencias para ser las escribas o se lo digas personalmente:

¿No estás segur@ de lo que sientes? Solo se me ocurren tres cosas: ¿Eres difícil para enamorarte? ¿Tienes miedo? o ¿Me amas y no lo sabes? Tengo algunas soluciones en mente:

Si eres difícil para enamorarte, la vida me ha enseñado lo que es la perseverancia. Si una gota de agua que insiste logra penetrar una roca, de forma inevitable se cuela por la más pequeña, insignificante, por la más mínima grieta, alcanza a humedecer el interior, aunque la roca no quiera. Aunque ella se crea dura e impenetrable. Es totalmente vulnerable cuando una gota quiere cumplir su objetivo: ¡Bañar su corazón! ¿Sabes? Te amo desde hace mucho tiempo, aun cuando tú no me amas. Si la razón es que eres difícil, sé que un día llegaré a mojar tu corazón, aunque no lo quieras…

Si lo que te pasa es que tienes miedo, solo puedo decirte que si no pruebas no lo sabrás nunca ¿Cómo hago para que sientas que te hago falta? Cosa difícil en nuestra situación porque ni siquiera me tienes ¿Cómo vas a extrañar mis besos si no sabes cuál es el sabor de mi boca? ¿Cómo vas a extrañar mis abrazos si no sabes cómo aprieto? ¿Cómo vas a extrañar olerme si no sabes cuál es mi aroma? ¿Cómo vas a buscar refugiarte en mis brazos cuando el despertador suene si no estoy contigo en la mañana? ¿Cómo vas a extrañar mi saludo y mi regreso si ni siquiera me he despedido de ti? Y si decides no amarme ¿Cómo te deshaces de mí si no me tienes? ¿Cómo te alejas de mí si ya estoy lejos?

Finalmente ¿Será que me amas y no lo sabes? Esta es la razón más difícil. Si esto es lo que te sucede, es en lo que me siento más perdid@. Ya te abrí mi corazón, te dejé pasar. Comencé por extrañarte cuando no te veía, luego empecé a necesitarte, te he explorado y he comprobado que eres perfecto@, que encajas a la perfección con lo que desde toda la eternidad he amado. Ahora sé que te amo porque me haces falta.

Ahora bien, si finalmente descubres que no me amas, que no me amarás nunca, ambos habremos aprendido un nuevo método de como NO se hacen las cosas. Y todo aprendizaje es un éxito. En fin, si después de todo esto no logro conmoverte, tendré que conformarme con ese pequeñísimo momento en que nos cruzamos la mirada o lo que es mejor, cuando me saludas con una sonrisa. Es lo único que me queda, pero por lo menos…algo es algo”

Si con todo eso, no se derrite o se derrumba de amor…ya no pierdas más tu valioso tiempo. Pero por lo menos te vas a quedar con el sabor…que lo intentaste todo.

Escrito por Dante Gebel


Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *