9

Sep

2016

¿Orar por mi futuro esposo?

Orar-por-mi-futuro-esposo-Laura-Acosta

La verdad sea dicha: la idea de orar por un futuro esposo me parecía atroz. Siempre asocié ese acto con desespero. Incluso, hasta hace poco, un par de amigas, muy bien intencionadas por supuesto, me recetaban un arsenal de indicaciones para acercar a Mr. Right o, por lo menos, para esperarlo sin morir en el intento. Entre sus instrucciones siempre estaba el orar sin cesar por ello. Luego de escucharlas, agradecía sus gestos y les respondía con un “que llegue cuando tenga que llegar, ¿cuál es el afán?”. Lo cierto es que, aunque no me parece descabellada la idea de que un día realmente aparezca, no lograba entender el punto de orar por alguien que aún no llegaba y del cual no tenía la mínima idea con que batallas luchaba. Sin embargo, y en aras de la sinceridad, no niego que llegué a hacerlo un par de veces, pero lo hice con las motivaciones incorrectas.

Mi actitud un poco llena de prejuicios, un tanto llena de miedos y muy abarrotada de mecanismos de defensas absurdos, cambió significativamente cuando tropecé con un par de lecturas que explicaban de forma exhaustiva la importancia de orar por los hombres que forman y formarán parte de nuestras vidas.

Una de ellas fue escrita por Anna Bachinsky en su blog daughterbydesign.wordpress.com. Este artículo particularmente me pareció muy interesante, así que hice mi mayor esfuerzo por traducirlo y compartirlo con ustedes:

Orando por mi futuro esposo

Hace unos seis meses atrás, sentada en mi habitación, clasificando algunas tareas y hojas de trabajo de mis adolescentes de la iglesia, me crucé con una hoja de peticiones de una de mis chicas. Leí algo que me conmovió y me detuvo a pensar. No sé qué pregunta estaba respondiendo, pero ella escribió: “Oro para que algún día Dios me bendiga con un esposo piadoso y para que podamos tener una buena familia cuando nos hayamos casado”.

De repente me sentí muy mal, pues allí estaba una de mis chicas, con tan solo 13 años de edad, recordándome orar por mi futuro esposo. La mayoría de las veces olvido que debo orar por mi propio marido también.

Y no me malinterpreten, he orado por mi esposo desde muy chica también. Si hay algo que aprendí durante mis años de adolescencia es que nunca es demasiado temprano para empezar a orar por tu esposo, no importa si tienes 10 años o 15 años. Pero al recordar todos esos años atrás me doy cuenta que no oraba exactamente de la forma correcta. Mis oraciones iban más o menos por estas líneas: “Dios, por favor, haz que mi esposo exista en cualquier lugar allá afuera. Por favor, ayúdalo a venir hacia mí lo más pronto que él pueda… ¡Ah… y bendícelo a él también”. Estoy segura que ya mi esposo existe y existía para cuando tenía 13 años, sino creo que tendré que esperar un LARGO tiempo por él.

Recuerdo también haber hablado con algunas buenas esposas, quienes me contaron lo mucho que oraron y ayunaron hasta que sus esposos entraron en sus vidas. Una de ellas ayunó junto a su familia y otra lo hizo una vez a la semana durante un año. ¿Yo? Oraba por él cuando me acordaba y ayuné solo un par de veces. ¿Y sobre hacer a mi familia parte de esto? La única vez que le pedí a mi familia que empezara a orar por mi futuro esposo era cuando mis hermanos pequeños querían apoderarse de mi habitación, así que les decía que era mejor que empezaran a orar rápido.

¿Cómo orar por él?

Entonces vino mi pregunta: ¿cómo debo orar por mi futuro esposo? Este hombre que nunca he conocido o que conozco pero no tengo ni una pista de que es “el elegido”. Cuando mis amigos me piden orar por ellos, sé exactamente cómo orar, sé con qué están luchando, pero cómo oro por alguien que no sé realmente cómo anda su vida.

Entonces decidí que ya era tiempo de hacer lo que tenía que hacer en este orden: hablar con Dios sobre esto, encontrar un buen libro sobre este tópico y, la típica, googlear. Por supuesto hice las tres.

Después de orar por eso, decidí que lo que necesitaba hacer debía incluir… “la lista”. Sé que si eres hombre estas dos palabras te hacen muy feliz, pero esta lista es algo diferente a las que típicamente hacen las chicas. No tiene nada que ver con la apariencia física ni una hoja de vida o qué tan emocionante es su vida (aunque eso también importa), estas líneas tienen que ver más con esas cualidades que debe tener un hombre para ser un buen futuro esposo, padre y líder del hogar basado en la Palabra de Dios, y lo que él necesita hacer para conseguir esas cualidades si no las tiene ya. Entonces tengo que orar para que Dios obre en esas áreas de su vida todos los días.

Claro, no es justo crear “la lista” para mi futuro esposo y no tener una lista para mí misma. Estoy lejos de ser perfecta (y por suerte). Actualmente sé las cosas que debo trabajar diariamente. Creé mi propia lista, una de cualidades que una esposa, madre y “ayuda idónea” debería tener y lo que necesito hacer para llegar a serlo. También le pedí a Dios que me ayudara a trabajar esas áreas en mi vida también.

Con respecto al libro, hay muchísimos de esposas que quieren orar por sus esposos, pero no hay muchos escritos para jóvenes solteras que quieren orar por sus futuros esposos. Encontré solo uno con este tópico en específico: “Orando por mi futuro esposo” por Robin Jones Gunn y Tricia Goyer.

Lo interesante de este libro es que está escrito para jovencitas y adolescentes que quieren orar por sus futuros esposos. No para jóvenes adultas que ya salieron de la universidad y están listas para un trabajo real, así como seguir con su vida y establecerse con su esposo. Lo chistoso es que esas niñas de 12, 15 y 16 años caminarán por el pasillo hacia su esposo posiblemente dentro de un largo tiempo. ¿Por qué simplemente no orar por él cuando ya lo conozcan y estén planeando su boda juntos?

Antes de responder esa pregunta, debemos echar un buen vistazo a los hombres en nuestro mundo. Los hombres son llamados a ser líderes espirituales y terrenales. Ellos son la columna vertebral de la familia, de la nación, del cuerpo de Cristo, porque Dios le dio a cada uno de ellos un llamado especial, que consiste en abrir caminos con la autoridad dada por Él. Los hombres tienen un papel primordial en determinar cómo se guiará una nación, cómo se orientará la crianza de nuestros hijos y nuestras iglesias. Y el enemigo sabe perfectamente esto, por ello es que desde temprana edad, bombardea a los chicos con cosas que dificultan su crecimiento y evitan que se conviertan en los hombres que Dios diseñó. Su plan es acabar con ellos incluso antes de que intenten ser hombres obedientes al Señor. Él sabe que la sociedad será tan débil como sus líderes.

Esto no significa de ninguna manera que el rol de las mujeres es insignificante en el mundo, en la iglesia y en la familia. Las mujeres también tienen un rol irremplazable en estas áreas. Por supuesto, también tienen un papel determinante en alentar o desalentar a los hombres a convertirse en los líderes piadosos que están llamados a ser. Satanás tiene sus propios ataques y planes contra las mujeres también, pero él sabe que la mejor manera de llegar a las mujeres es conseguir primero a los hombres en sus vidas, ya que ellos son nuestras figuras de autoridad.

Actualmente hay un problema global que debe enfrentar esta generación de mujeres cristianas y es ese desequilibrio que hay entre ellas como mujeres que honran a Dios y los hombres en sus vidas, que no se enrumban precisamente hacia el camino que Dios diseñó para ellos. Esto deja a muchas cristianas jóvenes haciéndose la misma pregunta: ¿qué se supone que debemos hacer? ¿Sentarnos y preocuparnos hasta que estos hombres mágicamente tengan una epifanía donde se darán cuenta que necesitan hacer algo con sus vidas? ¿O comer helado mientras vemos películas y aparece una versión no-realista del príncipe azul? No, no es algo que podamos hacer por nuestro futuros (y presentes) maridos, hay que entrar en la zona de guerra y luchar por ellos en la única manera que podemos: orando.

No podemos meternos en sus zapatos y tomar decisiones correctas por ellos, pero podemos orar para que todos los días puedan enfrentar los ataques que el enemigo hace para derribarlos y evitar su crecimiento. Y entre más pronto empecemos a orar por ellos, mejor. Por esta razón es que es importante que las chicas oren por sus futuros esposos y padre de sus hijos.

¿Ahora que debemos tener en cuenta al momento de orar por él? Estos son algunos puntos que recomienda en este libro particularmente:

  • Por su corazón.
  • Porque sea un apasionado por Dios.
  • Por su paciencia.
  • Por su comprensión.
  • Por su intimidad.
  • Por su confianza.
  • Por la lista.

¿Qué les parece, chicas? ¿Se animan a orar por su papá, amigos, hermanos y futuro esposo?

Escrito por Laura Acosta
Periodista, así dicen. Reincido en mi adicción a las cotufas. Sigo a un Dios que no pierde de vista mis pasos. Coordinadora de contenidos web en Entaconadas
 
Fuente: http://entaconadas.com.ve/ve/a-mi-no-me-deja-el-tren-ya-estoy-en-uno/

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *