22

Feb

2014

Películas que inspiran

Películas que inspiran Dante gebel

“Mi nombre es Máximo Décimo Meridio, comandante de los ejércitos del Norte, general de las legiones medias, fiel servidor del verdadero emperador, Marco Aurelio, padre de un hijo asesinado, marido de una mujer asesinada y alcanzaré mi venganza, en esta vida o en la próxima”.
Russell Crowe (Gladiador)

Esta era su carta de presentación, sin duda un hombre enfocado, que en una frase puede resumir su motivo para estar vivo, cualidad que no abunda hoy en día. Imagina lo que sería si algunos cristianos nos presentáramos así: “Mi nombre es Dante Gebel, pastor de los jóvenes cuyos oídos me ha prestado el Señor, y por cada alma que el enemigo ha querido destruir, reclamaré mil para la gloria de mi Señor. Seré su peor pesadilla, en esta vida, y en la eternidad”.

“Imagina un rey que luchara sus guerras, sería un ¡espectáculo!”. Brad Pitt (Troya)
Imagina a un Pastor o líder que viviera todo lo que predica, también sería un espectáculo ¿o no?

“Puede que yo no sea muy listo, pero sí sé lo que es el amor”
Tom Hanks (Forrest Gump)

No hace falta ser un genio para enamorarte. Hasta Forrest Gump supo decirle que amaba a su chica. Y pensar que hay tantos “genios” cristianos esperando que Dios haga el trabajo por ellos y le guarde a la mujer de sus sueños, mientras ellos viven de los padres!

“Nos acercamos al Valle de la Sombra de la Muerte, donde velarán por el hombre que esté a vuestro lado, igual que él velará por ustedes, y no les importará de qué color sea su piel ni cómo llame a su Dios. El enemigo contra el que vamos a luchar es muy duro y decidido. No les puedo prometer traerlos de regreso a casa a todos vivos. Pero una cosa les prometo: cuando entremos en combate, yo seré el primero en entrar en batalla y el último en retirarme del territorio hostil. Y no abandonaré a nadie, ni vivo ni muerto. Vivos o muertos, regresaremos todos a casa”.
Mel Gibson (Fuimos soldados)

Señoras y señores, yo seguiría a un líder así hasta las puertas de la muerte. ¿Qué no harías por un Pastor que te hablara con esa misma convicción?

“Hágase digno Ryan, hágase digno de todo cuanto se ha hecho por usted hoy”. Tom Hanks (Rescatando al soldado Ryan)

Si Ryan debía hacerse digno del sacrificio de un pelotón…¿no deberíamos hacer lo mismo por el sacrificio de la cruz? Cristo subió a la cruz solo para darte vida eterna, pero eso no te exime que honres la vida que te toca vivir.

“A veces me pregunto si he cambiado tanto. Si mi mujer me reconocerá cuando sea que vuelva a su lado, y si seré capaz de hablarle de días como el de hoy. Ryan… no sé nada sobre Ryan ni me importa. Ese tipo no significa nada para mí, es sólo un nombre… pero si vamos a Ramelle, y lo encontramos y vuelve a casa, y con eso me gano el derecho de volver junto a mi mujer, entonces… ésa es mi misión. ¿Quiere irse a combatir? De acuerdo, no lo detendré. Yo lo único que sé es que cada vez que mato me siento más lejos de casa”.
Tom Hanks (Rescatando al soldado Ryan)

Y cada vez que los cristianos “matamos” a otro a través de la crítica en nuestras “guerras santas” o “celos santos”, te aseguro que también estamos más lejos de casa.

“Cuando acabas matando a uno de tus hombres, te dices que lo haces para poder salvar la vida de dos, tres o diez hombres. Tal vez cientos de ellos…. ¿Sabes cuántos hombres han muerto a mi mando? Noventa y cuatro…. Pero eso significa que he salvado la vida a diez veces más, ¿no? Puede que hasta veinte, no lo sé… Y ya está, así de fácil. Así es como se racionaliza el tener que elegir entre la misión y los hombres. Sólo que esta vez la misión es un hombre. Y ojalá ese Ryan lo merezca, más vale que cuando vuelva cure alguna enfermedad o invente una bombilla de larga duración, porque lo cierto es que no cambiaría a 10 Ryans por ningunos de los hombres que han muerto estando bajo mi mando”. Tom Hanks (Rescatando al soldado Ryan)

Solo eres una gran líder cuando los hombres valen más que la misión. No lo olvides nunca. Hay mucha gente enamorada de la misión que de las almas.

“Esto es una cadena de mando y va hacia arriba, no hacia abajo; usted se me queja a mí, yo a mi oficial superior y así sucesivamente… yo no me quejaría a usted. Ni delante de usted”. Tom Hanks (Rescatando al soldado Ryan)

Si los cristianos tuviéramos este mismo código militar…no existiría el chisme. Sucede que siempre nos quejamos con quien está por debajo de nuestro rango; las quejas suben, nunca bajan.

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *