14

Mar

2015

¿Podemos usar canciones seculares en la Iglesia?

Bob-Kauflin---USAR-CANCIONES-SECULARES-iglesia

 

Alguien me envió esta pregunta:

Hace poco me encontré con un foro donde estaban discutiendo acerca de cuáles canciones seculares podían tocarse para hacer que los inconversos que estén buscando iglesias se sintiesen cómodos. Algunos mencionaban que habían estado en iglesias en las que habían escuchado canciones como “She Will be Loved” (Ella será amada) de Maroon 5, o “Your Body is a Wonderland” (Tu cuerpo es un país de las maravillas) de John Mayer (el servicio de ese domingo era acerca de la sexualidad), algunas otras de U2, etc. Me interesaría mucho conocer su opinión acerca de tocar canciones como estas. ¿Deberíamos buscar evangelizar durante nuestros tiempos de adoración a Dios a través del canto corporativo?

Hay tres formas en las que quisiera responder a esta pregunta.

En primer lugar, la idea de que debemos hacer que los “curiosos” –inconversos interesados en el cristianismo– se sientan más cómodos en la iglesia necesita ser aclarada. Tenemos que asegurarnos que los no creyentes puedan entender lo que está pasando en nuestras reuniones, y de que no estamos haciendo nada para hacerlos sentir como no deseados. Pero no es nuestra responsabilidad asegurarnos de que estén “cómodos”. La iglesia es diferente al mundo. Nos hemos reunido para edificarnos unos a otros al proclamar y celebrar el evangelio, recordar las promesas de Dios, confesar nuestros pecados, ejercer los dones espirituales, y mucho más.  “A cada uno se le da la manifestación del Espíritu para el bien común” (1 Cor. 12:7). Yo no esperaría que alguien que no conoce al Salvador estuviese totalmente cómodo en ese ambiente. Nuestro objetivo principal es asegurarnos de que los no creyentes tengan la oportunidad de encontrarse de alguna forma con la gracia y la verdad de Dios, revelada en Jesucristo y expresada a través de su iglesia.

En segundo lugar, el cantar o tocar canciones seculares en la mañana del domingo va a producir una serie de resultados, algunos buenos, y otros no tan buenos. ¿Qué es lo que escucha la gente mientras suenan estas canciones? ¿Estarán pensando: “Vaya, estos cristianos de verdad se relacionan conmigo”? O estarán pensando: “Uf, no sabía que los cristianos escuchan el mismo tipo de música que yo. ¡En realidad no somos tan diferentes!”. O lo que piensan es: “¿Por qué están estos cristianos intentando actuar como yo tanto? Tenía la esperanza de que pudieran dar algunas respuestas a mis problemas”. O tal vez, “¿Por qué vengo a la iglesia a escuchar versiones de segunda clase de las canciones que escucho? ¿Por qué no cantan sobre algo que ha cambiado sus vidas, en vez de algo que ya conozco?”. Buena pregunta. Ciertamente, no tengo ni idea de por qué alguien cantaría el “Your Body is a Wonderland” de John Mayer el domingo por la mañana. He aquí una parte de esta canción:

Teníamos la tarde, tu tenías esa habitación para dos.

Faltaba algo por hacer: descubrirme descubriéndote.

Y si quieres amor, lo haremos.

Nadaremos en un profundo mar de sábanas.

Tomaremos todos tus grandes planes y los romperemos.

Esto está destinado a durar un rato.

 

Tu cuerpo es un país de las maravillas.

Tu cuerpo es una maravilla (utilizaré mis manos)
.

Tu cuerpo es un país de las maravillas.

Si leer estas palabras te parece extraño en este artículo, imagina cómo sonarían si se cantasen cuando se reúne la iglesia de Cristo. La sexualidad es un regalo de Dios que ha de celebrarse en el pacto del matrimonio. “Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin mancilla” (Heb. 13:4). Esta canción no cumple esos objetivos. No se siente como que es un esposo cantando a su esposa, 
e incluso si lo fuese, no sería apropiado para una congregación formada por múltiples generaciones. Además, las asociaciones anteriores que las personas puedan tener con la canción lo convierten en aún más problemático. Parece que sería mucho mejor simplemente hacer referencia a las palabras y comentarlas.

En tercer lugar, se pregunta si deberíamos intentar evangelizar a los no cristianos durante los tiempos de adoración corporativa. Desde luego. ¿Es tocar canciones de U2 o de otros artistas populares la mejor forma de hacerlo? No. La evangelización implica proclamar el evangelio, las buenas noticias de que Cristo murió en nuestro lugar por nuestros pecados para reconciliarnos con Dios. El evangelismo debería ser el desbordamiento natural de un grupo de cristianos que están exaltando la grandeza de Dios y su misericordia en Jesucristo de manera apasionada, clara, y convincente; no el tratar de sonar como el mundo. Eso no quiere decir que nunca podamos usar una canción popular para construir un argumento específico en una reunión. O que no sea prudente, en ocasiones, hacer referencia a lo que el mundo está cantando. Pero hay peligros en hacer que las canciones seculares se conviertan en una práctica regular en las mañanas de domingo. Las canciones no solamente hablan a través de sus letras, sino también de las asociaciones que la gente hace con ellas. Tenemos que tener una clara intención sobre la utilización de las canciones populares, y nuestra motivación debería ser comunicar la verdad, no solamente ser “relevantes” o atraer a más gente. Si no somos cuidadosos, los medios que utilicemos para atraer a otros serán de obstáculos a la hora de predicar el mensaje que podría hacerlos libres..


Escrito por Bob Kauflin, quien sirve como Director de Sovereign Grace Music para Sovereign Grace Ministries. Sus labores principales incluyen el equipar a pastores y músicos en la teología y práctica de la adoración congregacional, y supervisar los álbumes producidos por Sovereign Grace Music. Actualmente está participando en la plantación de una iglesia en Louisville, Kentucky, dirigida por CJ Mahaney. Está casado con Julie y tienen seis hijos.

Fuente: http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/podemos-usar-canciones-seculares-los-domingos


Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *