29

Jun

2016

Por favor Dios, no me dejes morir virgen

Por-favor-Dios,-no-me-dejes-morir-virgen-Sarah Stinson

En el episodio de la serie “Friends”, Mónica hablando en una situación de desesperación le dice a su novio Chandler lo siguiente “Chandler, voy a morir virgen!”, como si ese destino era en realidad peor que la muerte.

La decepción y la vergüenza que sentía Mónica por ser virgen a los 30 años, refleja cómo nuestra sociedad ve a los que practican la abstinencia sexual en la adultez, sea por elección o por falta de oportunidades.

Sé que no puedo hablar en nombre de la sociedad, pero puedo hablar de mi misma. No puedo negar que me tente de la risa, al ver esa escena de Mónica, no porque pensé que fuera divertido, sino porque me identificaba plenamente con Mónica. De hecho, en ese momento exclamé “¡Yo también!”

Ahora bien, déjame aclararte que tener relaciones sexuales, no es la razón por la cual me gustaría estar casada, es más seria algo horrible hacerlo por eso.

Sé que el matrimonio es algo más que sexo, y que el matrimonio es hermoso y difícil, es compañerismo y comprensión, y todo lo que conlleva. Sé que no me hará completa, que ya lo soy. Sé que el matrimonio no me hará más feliz, eso lo tengo claro

Pero a veces me quedo presa en lo que nuestra sociedad dice, que sería más fácil ser una cristiana casada, en vez de ser una cristiana soltera.

Si fuera una mujer cristiana casada, permanecería fiel al lado de mi marido. Es más, si mi mundo se derrumbaría, realmente se vendría abajo, si llegaré a engañar a mi marido con otra persona.

Por ejemplo: En ese mismo episodio “Friends”, Rachel tiene la oportunidad de engañar a su marido con Joey Tribbiani, la estrella de la telenovela, pero ella no lo hace. Ella se siente abrumada por la culpa, y aun incluso por tan solo tener esa idea en la mente porque pensaba que al engañar a su marido le haría convertir en una persona horrible.

Sin embargo, siendo una mujer soltera y cristiana, todavía sigo creyendo que la única persona con la que debería acostarme, sería con mi futuro marido. A pesar de que aún Dios no me ha dicho quién es. Y para ser sincera el mundo puede pensar que estoy loca, por serle fiel a un hombre que hasta que puede que ni siquiera exista.

Este año voy a cumplir 29 años, y puedo contar con una mano, la cantidad de citas que he tenido en mi vida. Nunca he estado en una cita, en la cual haya podido disfrutar mucho y he que también haya querido continuar la relación.
Todos ellas han sido incómodas, y luego tuve que andar explicando “No me gusta como venimos, espero que podamos seguir siendo amigos, aunque a la realidad voy a evitarte como si tuvieras alguna peste de aquí en adelante, porque me siento culpable por herir tus sentimientos”

Así que después de algunas pocas citas dolorosas y torpes, le dije a Dios me prefiero no ser invitada a salir

Y Dios ha sido fiel, y no he sido invitada a salir desde agosto de 2012.

Te digo todo esto porque necesito que sepas que no soy una persona santa, que siempre ha resistido a diferentes tentaciones, pero me he mantenido fiel a mi futuro esposo, porque justamente no he tenido oportunidad de serle infiel.

Soy sólo una chica que algunos días se siente como la mayor perdedora en el mundo y a veces creo que ningún hombre podrá hallar la belleza en mi o que yo pueda recibir el amor de alguien. Soy como una niña, que muchas veces lucha con la soledad y la sensación de no sentirse querida.

Pero esos son mis sentimientos; y ellos no definen lo que realmente soy.

Mi realidad es que hasta el momento, mi Padre ha protegido mi vida del dolor y de la destrucción del pecado sexual, y que Su amor no depende de mi perfección. Siempre soy amada.

Mi realidad es que un Salvador me ama en mis peores momentos y que permanece al lado de este corazón temeroso. Sé lo que quiero.

Mi realidad es que Dios, me guía y protege, superando las olas de las pruebas y alegrías que trae mundo. Nunca estoy sola.

A menudo mis sentimientos se toman un tiempo para ponerse al día con la Verdad de Dios, para que pueda olvidarlos fácilmente. Cada día tengo que recordarle a mi corazón lo que dice la Biblia, para que mis sentimientos puedan tener raíces en la Palabra de Dios y no en mis temores.

Mis temores de estar sola para siempre y morir virgen, encuentra su origen en el temor de ser una extraña, incomprendida y ridiculizada. Pero irónicamente, la Palabra de Dios promete que exactamente esas cosas para los seguidores de Jesús.

No fuimos hechos para “encajar” en este mundo. Más bien, estamos destinados a cambiar este mundo. Y que en nuestras debilidades y luchas, Dios brilla con mayor intensidad.

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.
Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.
2° Corintios 12:9-10

No quiero decir que la vida de las mujeres solteras es toda calamidad y penuria. En su mayoría, he disfrutado enormemente ser veinteañera y Dios me ha permitido tomar muchas aventuras que no hubiera podido hacer en caso de estar casada. El matrimonio habría aportado sus propias series de dificultades.

Pero la soltería proporciona una oportunidad única para vivir una experiencia culturar, proclamando el camino de Dios es lo mejor. Y que sin duda prefiero vivir en obediencia a Dios en cada área de mi vida.

Ahora sé muy bien que puedo morir virgen, pero por favor, Dios… no me dejes morir sin cambiar el mundo.


Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *