14

Dic

2015

Prepararse para el noviazgo

Prepararse-para-el-noviazgo---Por-Hector-Salcedo

Después de varios años como pastor de jóvenes adultos puedo afirmar que uno de los temas que más interés despierta en dicho grupo, es el tema del noviazgo. Si me permiten ser algo hiperbólico, convocar a una charla de noviazgo es casi una garantía de llenar cualquier salón. Y aunque las razones para dicho interés pueden ser diversas, una cosa es cierta, hay mucha desorientación en cuanto al tema.

El problema, si es que podemos llamarlo así, de hablar o escribir sobre noviazgo es el “silencio bíblico” con respecto al tema. Son muchos los aspectos de la relación de noviazgo que no son tratados en la Palabra de manera específica. Ante esta situación muchos piensan que si la Biblia no habla de manera “específica” de algo, entonces podemos proceder como nos parezca más “lógico”, o más “conveniente” o como sea más “común”, lo que dicho sea de paso, es un error.

Lo cierto es que a pesar de la ausencia de pasajes específicos, la Palabra no nos deja sin orientación en cuanto al noviazgo. Ciertamente tal y como el salmista expresó “Lámpara es a mis pies tu Palabra, y luz para mi camino”. [Salmos 119:105].

En este sentido, en Apocalípsis 19:7, el apóstol Juan nos dice, en cuanto a Cristo y su iglesia: “Regocijémonos y alegrémonos, y démosle a El la gloria, porque las bodas del Cordero han llegado y su esposa se ha preparado.” Qué hermoso momento será aquel, cuando la iglesia se una por la eternidad a su Salvador y Señor. Ese momento, esa “ceremonia” es llamada por Juan en el pasaje presentado como “las bodas del Cordero”. [Cristo].

Antes de explicar la relación que existe entre este pasaje y el tema que nos ocupa, que es el noviazgo, debo reconocer que el evento aquí descrito por Juan [las bodas del Cordero] no es una unión matrimonial típica, es decir, entre un hombre y una mujer, sino que es entre la iglesia como cuerpo de Cristo y Cristo como su esposo.

Por lo dicho anteriormente, algunos pensarán que extraer de este texto alguna enseñanza relativa al noviazgo o al matrimonio entre un hombre y una mujer sería sacar el pasaje de contexto. No obstante, debemos recordar que fue el apóstol Pablo en Efesios 5 el primero en usar la unión entre Cristo y su iglesia como parámetro para describir la relación matrimonial “típica”. A partir de dicha unión [entre Cristo y su iglesia] Pablo expuso cómo debía funcionar la relación matrimonial humana.

Dicho esto, ¿qué enseñanza podemos extraer de Apocalipsis 19:7 relativa al noviazgo? La respuesta es relativamente sencilla, según dicho pasaje, el período previo a las bodas, es uno de “preparación”. La esposa se ha “preparado” para unirse a su esposo en las “bodas del Cordero”. De eso se trata entonces el noviazgo, de preparación.

El período previo a las bodas, es uno de “preparación”…De eso se trata entonces el noviazgo, de preparación.

Mi experiencia es que muchas parejas de novios cristianos no ven su relación como una de preparación sino como una de “entretenimiento conjunto”. A pesar de que la pareja no se autodefine de esa manera, cuando se observa en qué invierten los novios la mayor parte de su tiempo, uno se percata que es en “pasarlo bien juntos”, sin ser intencionales en su formación espiritual ni en conocerse el uno al otro en relación a los temas más importantes de la vida.

Adicionalmente, con tristeza a veces veo parejas más dedicadas a los “preparativos” de su boda que a la preparación personal para su matrimonio. Y esas dos cosas son muy distintas. La primera está enfocada en el evento, la segunda en el carácter. Y para nadie es un secreto que el éxito de la relación matrimonial no se encuentra en lo majestuoso de la celebración sino en el ser interior que los novios hayan cultivado antes de unirse.

Ahora bien, la pregunta es entonces, ¿qué tendrían que hacer los novios para “prepararse”? ¿Cuál es el contenido de dicha preparación? y ¿cuál es el proceso a seguir para la misma? Aunque es tentador continuar desarrollando estas preguntas, por razones de espacio lo dejaremos para un próximo artículo.

Nuestro objetivo en esta primera entrega sobre el noviazgo ha sido cumplido y era llamar la atención sobre la falta preparación y de cuidado que vemos en muchas parejas de novios que aunque con buenas intenciones confunden el “pasarla bien juntos ” con una buena relación antes de casarse. Ojalá hayamos motivado a muchos a ver el tiempo de noviazgo como lo que es , a saber, la oportunidad que se tiene de prepararse para lo que será la relación humana más significativa que se tendrá, esto es, el matrimonio.

Desde Noviazgo Cristiano quiero deciros que uno se debe preparar en varias áreas antes de llegar al matrimonio:

En el área espiritual orando y leyendo la Biblia para ser un buen cabeza de familia o una esposa idónea.

En el área de formación, no cometiendo la estupidez de casarte sin haber terminado los estudios universitarios o del tipo que sean. Tú no sabes cómo va a salir ese matrimonio. Y aunque sueñas con que las cosas vayan bien, a veces desgraciadamente no todos los matrimonios tienen un final feliz. Si tu relación termina con un divorcio te vas a arrepentir de no haber acabado tus estudios y no tener preparación para ganarte la vida por ti mismo/a.

En el área económica aprendiendo a saber manejar tus propios gastos, porque esto te permitirá más tarde administrar un hogar.

En el área emocional, alimentando tu alma con experiencias que te ayuden a crecer como persona. No hay nada más erróneo que ser emocionalmente inmaduro, inseguro, no saber lo qué quieres… porque eso afectará directamente a tu pareja y a tu matrimonio.

Una forma de prepararte tanto para el noviazgo como para el matrimonio es leyendo libros cristianos sobre ambos temas. Te recomiendo los siguientes:

  • – Le dije adiós a las citas amorosas de Joshua Harris
  • – ¿Con quién me casaré? de Luis Palau
  • – El pacto matrimonial de John Piper

He leído la mayoría de estos libros y puedo asegurarte que son un excelente material para tu preparación para el noviazgo y el matrimonio.

Muchas personas piensan erróneamente que cuando llegue la persona idónea se les encenderá la bombilla y automáticamente estarán preparadas para un noviazgo y un matrimonio pero esto no es así.

¿Verdad que cuando te preparas para un examen estudias? ¿verdad que si tienes un campeonato deportivo entrenas? ¿Entonces porqué iba a ser diferente con el noviazgo? Uno no frota una lámpara mágica y automáticamente está preparado. Uno necesita prepararse para el noviazgo. Lamentablemente, son muchos los que obvian esta preparación. Son muchos los que se creen autosuficientes y dicen que ellos no necesitan leer libros. Pero la verdad, es que los libros han sido escritos por autores cristianos que en su mayoría, ya están casados y a los que Dios utiliza para ayudarte a prepararte en esta área de la vida, por lo cual, en mi sincera opinión, considero que el leer libros sobre el noviazgo cristiano es elemental para prepararte tanto si eres un chico como si eres una chica.

Por supuesto además de leer libros también deberemos orar para que Dios cambie nuestro corazón y pula nuestros defectos para poder hacer un día feliz a alguien y ser su ayuda idónea.

Como preparación final, antes del matrimonio recomendaría hacer un curso pre-matrimonial (los hay en muchas iglesias) para valorar si realmente se es compatible con esa persona y si se está preparado antes de dar el gran paso: el matrimonio.

Escrito por Héctor Salcedo
Economista de profesión y pastor de corazón. Posee una maestría en Estudios Bíblicos en el tradicional Moody Bible Institute de Chicago. Como economista, cursó estudios de Maestría en Macroeconomía Aplicada en Chile a mediados de los 90’s para ejercer dicha profesión durante casi 15 años en el medio económico-empresarial. Su mayor pasión es la enseñanza de la Palabra de Dios y sobretodo su aplicación práctica a la vida. Está casado con Chárbela y tiene dos hijos: Elías y Daniel.
 
Fuente: http://integridadysabiduria.org/?p=883

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *