7

Oct

2014

¿Qué hacer cuando nuestra vida espiritual está hecha un desastre?

Qué-hacer-cuando-nuestra-vida-espiritual-está-hecha-un-desastre---Por-Elisa-Galotti

 

Me agrada ver a mi marido lavar los platos. No solo porque siento gozo al ver a Justin sirviendo en nuestra casa, sino porque también me gusta su metodología única de lavarlos. Cuando estoy limpiando después de tener huéspedes o de una comida familiar, enfrento el desorden y me pongo a lavar. Sin estrategia. Sin método. Yo solo me pongo guantes y empiezo a fregar, haciendo eventualmente camino en medio del caos.

Justin, sin embargo, es preciso, orientado al detalle, y tiene un método para lavar platos que encuentro fascinante y divertido. Antes de comenzar a lavarlos, organiza el desorden. Antes de lavar un solo plato, Justin organiza los platos en pilas, limpia las mesetas, la mesa, y hace que la pila de platos sucios luzca limpia y ordenada. Luego comienza a fregar. Los dos nos divertimos cuando bromeo con él acerca de esto, haciendo bromas alegres acerca de cuál es el montón de platos sucios más limpio y organizado que he visto jamás. (¡Entonces, me apresuro en darle las gracias por hacerlo, no sea que tenga una idea equivocada y me pregunte si prefiero hacerlo yo misma!)

Aunque muchas de nosotras no enfrentamos la limpieza de los desórdenes de la cocina de esta manera, enfrentamos otros desórdenes— más importantes.

En un desorden espiritual

A veces estamos en medio de un desastre espiritual, ¿no es así? A veces, nuestros corazones están apáticos, se enfrían, están indiferentes, y nuestro deseo de Cristo parece poco sincero o inexistente. Sentimos la frialdad dentro de nosotras, y Dios parece tan lejano, tan inaccesible. Y luego está nuestro pecado. Todos estamos luchando con el pecado, pero a veces es tan feo, tan sucio, tan fresco. Nos sentimos sucias, rotas, vestidas de vergüenza, y distantes de Dios.

¿Qué hacemos cuando nos sentimos así? ¿Cuál es nuestro instinto?

A veces, nuestro instinto es mantenernos alejadas y esperar para acercarnos a Dios—para hablar con Él—hasta que de alguna manera nosotras mismas pongamos un poco las cosas en orden, hasta que estemos un poco más presentables, hasta que estemos menos confusas. Esperamos hasta que nuestro pecado esté más alejado de nosotras, un poco más alejado. Esperamos hasta “retomar de nuevo el camino” o hasta tener control de la lista de las cosas espirituales que se supone que debamos estar haciendo. Esperamos hasta tener los sentimientos correctos. Esperamos para acercarnos a Dios hasta habernos limpiado nosotras mismas y estar menos desastrosas.

• ¿Acaso olvidamos que Dios ya está con nosotras diariamente en cada momento de complicación?

• ¿Acaso olvidamos que Dios nos ve en nuestros momentos de pecados más horribles y nuestra vergüenza más profunda?

• ¿Nos olvidamos que Dios, y no nosotros, es el que pone distancia entre nuestro pecado y Su santidad?

No hay necesidad de poner tu corazón en orden

Es como si a veces, cuando nos acercamos a nuestro Padre Celestial en oración, involuntariamente, tratáramos de poner en orden la situación real de nuestro corazón. En lugar de venir como somos, llenos de problemas, retrasamos el acercarnos a Él, y luego, cuando lo hacemos, hablamos con jerga cristiana, discursos piadosos y peticiones “correctas”.

Sabemos que:

• Dios quiere sinceridad reverente.

• Dios ve el corazón.

• En Cristo, somos justificadas y amadas.

• Somos Sus hijas, hechas hermosas, revestidas de la justicia de Cristo.

• Nada nos podrá separar de Su amor nunca.

Y, sin embargo, a sabiendas de todo esto, todavía a veces nos acercamos a Dios y oramos como si tuviéramos que sacudirnos el polvo y limpiarnos nosotras mismas para que Dios nos acepte, nos escuche, nos ame.

Dios no nos pide que seamos pulcras o suaves; Él no desea que resplandezcamos, no desea que tengamos corazones impecables, pero sí, corazones contritos y humillados (ver Sal. 51). Cuando estamos confundidas por el pecado, podemos acercarnos a Dios con humildad—sí, con arrepentimiento— pero con denuedo absoluto y sin demora. Por causa de la cruz, podemos“acercarnos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna” (Heb 4:16).

Así que, ¿qué debemos hacer cuando estemos espiritualmente vueltas un desastre? Recordemos a Aquél cuyo amor teñido de sangre escarlata y preciosa nos ha lavado, limpiado, y nos ha acercado a Dios tal como somos. No nos limpiamos nosotras mismas antes y luego nos acercamos a Él, sino que llegamos en medio del desastre de nuestro pecado y ofrecemos nuestros corazones. Él es el que nos limpia.

¿Crees esto? ¿Crees que, aún cuando eres un desastre, gracias a Jesús, puedes venir a Dios tal como eres?

Fuente: https://www.avivanuestroscorazones.com/blogs/blog/que-hacer-cuando-nuestra-vida-espiritual-esta-hech/

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *