20

Ene

2018

Un Lugar Llamado ‘Sin Salida’

“Los que descienden al mar en naves, y hacen negocio en las muchas aguas, ellos han visto las obras de Jehová, y sus maravillas en las profundidades. Porque habló, e hizo levantar un viento tempestuoso, que encrespa sus ondas.

Suben a los cielos, descienden a los abismos; sus almas se derriten con el mal. Tiemblan y titubean como ebrios, y no sabían más que hacer” (Salmo 107:23-27).

En este Salmo el momento cuando “y no sabían más que hacer” transcurre en la cubierta de un barco en un mar sacudido por las tormentas. Las olas gigantes llevaban la nave hasta los cielos, y luego la hacían caer hasta las profundidades. Los vientos potentes la lanzaban hacia adelante y hacia atrás para que ninguno de los marineros pueda encontrar su “equilibrio”. Se tambaleaban por la cubierta como hombres borrachos.

Las velas del barco están deshilachadas y rotas, y una ola después de otra ola poderosa se estrella contra la cubierta. Los marineros tienen que luchar sólo para aferrarse. Parece que todo ha terminado para ellos, y están en total desesperación. Están indefensos, vulnerables al poder de las circunstancias, incapaces de detener la tormenta, impotentes para salvarse a sí mismos.

Estos marineros han llegado a un lugar llamado “sin salida”. Es una condición que aflige a todos los cristianos en un momento u otro. Esta frase significa simplemente “haber perdido o agotado cualquier posibilidad de ver o pensar en una salida”. En resumen, es el fin de toda capacidad y recursos humanos. No hay escapatoria, no hay ayuda, no hay liberación, excepto en Dios mismo!

¡Tal vez ya hayas llegado a tu “sin salida”!

Al igual que los marineros a bordo de la nave, has estado simplemente ocupándote de tus asuntos, avanzando en tu caminar con Jesús. Entonces un día, de la nada, una tormenta golpea y las olas del problema vienen azotándote por todos los lados!

Los problemas de la vida rara vez vienen de a uno a la vez. Son como las olas en una tormenta, que se suceden una tras otra, rápidas y furiosas, subiendo más y más. Es como si el sol se hubiera ido, el aire se volviera frío y helado y los vientos de los problemas comenzaran a golpear. Como los marineros en el Salmo 107, tu “… alma se derrite con el mal…” (Versículo 26). (La palabra hebrea aquí para derretir significa “desmayarse de miedo”).

Debo señalar: ¡Dios mismo ha iniciado esta tormenta! “… Porque habló, e hizo levantar un viento tempestuoso, que encrespa sus ondas…” (Versículo 25). Él es quien trajo a los marineros a este lugar. Él es el que levanta el viento, agitando las olas, arrojando el barco. ¡Todo es obra Suya!

Sin embargo, esto puede ser un gran estímulo para nuestra fe siempre que los problemas nos golpeen por todos lados. Tenemos el conocimiento de que todos los problemas y tormentas en la vida han sido ordenados por Dios, para aquellos que caminan en justicia. No son causados por el diablo o algún pecado en particular. Más bien, el Señor nos ha llevado “a tocar fondo” y Él tiene un propósito en todo esto!

“Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna
cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría” (1 Pedro 4:12-13).

Dios no se sorprende por tu sufrimiento. De hecho, está sucediendo porque Él quiere producir algo en tu corazón, para revelar Su gloria en ti.

Sin embargo puedes sentir que es absolutamente la peor tormenta en tu vida! Tu prueba puede ser problemas económicos y financieros, calumnias, problemas familiares o una tragedia personal. Te vas a la cama por la noche con una inquietud adentro, una nube encima tuyo. Cuando despiertes, el desánimo sigue estando contigo. Y sigue allí hasta que un día te despiertas llorando, “Dios, ¿cuánto más tengo que soportar? ¿Cuánto tiempo más permitirás que pase por esto? ¿Cuándo terminará todo?”

¿Cuándo cesó la tormenta para los marineros en el Salmo 107? ¿Cuándo Dios los trajo a su destino deseado? Según el salmista, sucedieron dos cosas:

  • Primero los marineros llegaron a tocar fondo, renunciando a toda esperanza o ayuda
    humana. Dijeron: “No hay manera de que podamos salvarnos a nosotros mismos. ¡Nadie en la tierra puede sacarnos de esto!”
  • En segundo lugar clamaron al Señor en medio de su angustia, volviéndose solo a Él para pedir ayuda.

“Entonces claman a Jehová en su angustia, y los libra de sus aflicciones. Cambia la tempestad en sosiego, y se apaciguan sus ondas. Luego se alegran, porque se apaciguaron; y así los guía al puerto que deseaban” (Salmo 107:28-31).

Por favor entiende: Dios nunca es tomado por sorpresa. Él no tiene que cambiar espontáneamente su dirección divina cuando nos llegan los problemas. Él no tiene que tirar alguna moneda cósmica para resolver Sus acciones a nuestro favor. No, mucho antes de que Israel saliera de Egipto y llegara a Migdol, el plan de Dios para ellos ya estaba establecido. Ya había ordenado que los vientos soplaran a cierta hora, para abrir el Mar Rojo. ¡Él ya sabía exactamente desde el principio lo que iba a hacer!

Igualmente hoy Dios tiene un plan para sacarte de tu tormenta. De hecho, Él ideó ese plan mucho antes de que tu problema comenzara. Sin embargo, Él lo preservará hasta el último momento, esperando que confíes en El. Él quiere ver si pones tu vida en Sus manos y digas: “Vivo o muerto, confiaré en el Señor!”

Podrás responder: “Pero no sé lo que voy a hacer. La tormenta sigue furiosa. Todo parece sin esperanza. No veo ningún signo de ayuda o de liberación!” A todas estas cosas Dios dice todavía: “¡Confía en Mi, Hijo Mío y serás bendecido!”

No importa si tu prueba es con tu familia, con tus negocios, o con la comida que pones en la mesa. Si pones tu total confianza en Su Palabra y Su fidelidad, Dios ha prometido bendecirte y Él no puede mentir! Cuando llega el calor, no te preocuparás. Cuando llegue el viento, te mantendrás firme, porque habrás aprendido a confiar en Él a pesar de todas las circunstancias inquietantes. Serás un árbol verde que llevarás el abundante fruto de la confianza y todos los que te rodean tendrán esperanza y ánimo mientras contemplan tu tranquila confianza.

Escrito por David Wilkerson
Fue fundador y pastor principal de la Iglesia de Times Square, en Nueva York, y de las organizaciones cristianas Teen Challenge (“Desafío Juvenil”) y World Challenge, Inc. (“Desafío Mundial”). Quizás más conocido por sus primeros años de ministerio Dedicado a jóvenes drogadictos y pandilleros en la ciudad de Nueva York, tal como fue publicado en su best-seller “La Cruz y el Puñal”.
 
Fuente: https://worldchallenge.org

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *