15

May

2014

Yo Invito

yo invito dante gebel

 

Eres tan predecible. Siempre quieres saber mas acerca del amor, pero nunca quieres abordar abordar el tema de la muerte. El gran tema es que hasta que no te des cuenta que tu paso por esta vida es breve, tampoco tendrás la capacidad de amar apasionadamente.
El ejercicio puede darte algunos latidos mas. La medicina algunos respiros extras. Pero aunque no lo creas, la mejor manera de enamorarte de verdad, es sabiendo que hay una muerte.
De hecho, el único salmo atribuido a la pluma de Moisés dice: “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría” (Salmos 90:12) El que es sabio tiene en cuenta la brevedad de la vida.

Dejando en claro esto, solo tienes tres formas de encarar el amor: La primera es con una vida de reacción, o sea, avanzas hasta que alguien te obliga a cambiar de dirección. Amas siempre y cuando te amen primero. Siempre estás dependiendo de la iniciativa de otras personas. Si no te dicen que te aman, jamás te permites decir lo que sientes, por miedo al rechazo o a no ser correspondida. (Si a esto le sumas que los hombres audaces son casi una especie en extinción, realmente tienes un grave problema).

La segunda forma es una vida de conformismo. Con esa predisposición mental, vives amoldándote a la soledad (sea como sea que la estés viviendo; el actor Robin Williams dijo la triste y célebre frase: “Solía pensar que la peor cosa en la vida era terminar solo. Pero no lo es. Lo peor de la vida es terminar con alguien que te hace sentir solo”). No existe peor fracaso que no haberlo intentado. Si eliges amar, has ganado media batalla. Si no eliges nada, has ganado media derrota.

La tercera manera es una vida de intencionalidad. Es la manera en que eliges amar. Si no haces esa transición, estarás en apuros. De automático a manual. De dejarte llevar a provocarlo. De involuntario a intencional. El amor requiere intencionalidad. Necesitas dejar de pensar a quien le corresponde amar o arriesgarse primero, y decirle que lo amas con toda tu alma. Las relaciones afectivas nunca son estáticas, siempre están en movimiento, o cada días lo amas mas o cada día lo amas un poco menos. La frase “Todo sigue igual que antes” suena romántica pero suele ser el certificado de defunción del verdadero amor.

Por eso es vital que tengas en cuenta que el tiempo pasa rápido y los recuerdos se desvanecen. La gente se va, pero el corazón nunca olvida.
Te olvidas de las cosas que te dicen pero nunca de cómo te han hecho sentir. Y a veces las cosas mas pequeñas son las que ocupan más espacio en el corazón de una mujer.
Quiero que sepas que estoy consciente que te sientes plena cuando conoces a alguien que siempre escucha como fue tu día, que soporta tus cambios de humor, tus locuras, tus enojos, tu risa y tus preguntas raras.
Después de todo, ser mujer es ser princesa a los 15, bella a los 20, pasional a los 35, inolvidable a los 45, dama a los 60 y hermosa toda la vida. Por eso es muy importante que recuerdes que hay hombres con los que perderás el tiempo, y otros con los que perderás la noción del tiempo (y estos últimos son los que realmente valen la pena).

Cuando amas sabiendo que la vida es una sola y no admite una segunda chance, puedes mirar a quien amas directamente a los ojos y decirle: “Puedes reprocharme muchas cosas, menos que no me entregué completamente, menos que no me dediqué a ti, menos que no fui honesta, menos que no entregué lo mejor de mi, menos que no confié en ti, menos que no te di libertad, menos que no te respeté, menos que no dije y demostré mis sentimientos, menos que no fui yo, porque no puse máscaras, no utilicé estrategias, no guardé apariencias, en cada momento fui yo, con miedos sí, con dudas también pero sin embargo seguí siendo yo…y desnudé mi alma ante ti”

Por eso, cuida de no enamorarte solo de quien abre las puertas de tu corazón, sino de quien tire las llaves y se encierre contigo. La vida es corta. Perdona rápido, no discutas por tonterías, besa lento, ama de verdad, abraza fuerte, cela un poco, ríete sin control y nunca dejes de sonreír, por más extraño que sea el motivo. Puede que la vida no sea la fiesta que esperabas, pero mientras estés aquí, tienes que bailar. Después de todo, la vida no se mide en minutos, sino en momentos.
El genial escritor Max Lucado supo escribir: “Vive como un niño; juega mucho, ríe mucho y déjale las preocupaciones al Padre”.

No te olvides que todo lo bueno en esta vida siempre te despeina: Correr, saltar, ducharte, bailar, dar a luz, nadar, las montañas rusas, el viento del verano, reír a carcajadas y hacer el amor. Así que, Dios quiera que vivas la vida con el cabello hecho un desastre.

En resumen: Apenas te des cuenta que no eres inmortal en esta tierra, ama profundamente a esa persona que logra hacerte feliz con cualquier tontería, y apenas la veas otra vez dile: “Te apuesto un beso a que vas a querer otro. Vamos a enamorarnos…yo invito”

 
 
Escrito por Dante Gebel

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *