La Mesa de Piedra estaba partida en dos… Y allí no estaba Aslan.
-¡Esto es demasiado malo! -sollozó Lucy-. No debieron haberse llevado el cuerpo…
-Pero, ¿quién hizo esto? -lloró Susan-. ¿Será magia otra vez?
… Si es magia. Estaba Ahí, brillando al sol, más grande que nunca y agitando su melena (que aparentemente había vuelto a crecer), estaba Aslan en persona.»

Las Crónicas de Narnia – El León, la Bruja y el Ropero – C.S. Lewis

¡ES DOMINGO!

En el aire se respira temor, incertidumbre y tristeza.
Un sin fin de emociones nos dejó el viernes con la muerte de él Mesías y llegan las dudas al corazón. No hay nadie que se atreva a hablar, estamos escondidos y tememos por nuestra vida. El cielo está un poco más gris para nosotros, no entendemos que sucedió ¿Por qué tuvo que ser así? Ya no tenemos esperanzas y seguramente siempre estaremos bajo las órdenes romanas… No entiendo, lo amaba, confiaba en Él, yo mismo lo vi hacer milagros.

¿Me preguntó qué pasará ahora? Solo nos queda atesorar sus enseñanzas y continuar temiendo por nuestra vida, no entiendo su plan, pero Él siempre se veía tan seguro, tan sublime, tan confiado en el Padre celestial…

La puerta se abre de repente y llega una mujer diciendo que el cuerpo de Jesús no está,

Mi corazón se acelera a mil, no puedo creer esto ¿no es suficiente con lo que ya hicieron? ¿Cómo se atreven? Pero mis dudas caen con un pensamiento, unas palabras, algo que no entendí muy bien cuando fue dicho «Es necesario que el Hijo DEL hombre Padezca, muera y al tercer día…»

¡No! Al tercer día… No tengo tiempo de pensar, corro y corro hacia el sepulcro, corrí tan rápido, con lágrimas en mis ojos, con mil preguntas pero una certeza… lo amo profundamente, me he recostado en su pecho cerca a su corazón y creo en Él… Corro hacia su encuentro a percatarme de lo que están diciendo, a verlo con mis propios ojos… Ahí va Pedro corriendo, pero me apresuró tanto que lo dejo atrás y llego al lugar donde una roca gigante no estaba en su sitio. No estaban los guardias y había un brillo especial. Solo eche un vistazo desde fuera y vi que no estaba allí, no pude entrar y no lo podía creer, no es posible ¡El cuerpo del maestro no está! Miles de cosas vinieron a mi mente, sentí miedo, pero me decidí a entrar al sepulcro, doy un paso y todo mi cuerpo se paraliza, mis lágrimas caen, mis rodilla tocan el suelo ¡Él lo dijo! ¡ÉL LO DIJO! Entonces, en ese instante creí, imagine al maestro diciéndome ¡hombre de poca fe! Quedé enmudecido, asombrado, con una alegría indescriptible.

La sonrisa es tan grande, mi esperanza vuelve…mis ojos miran el cielo mientras Pedro revisa la tumba… No te molestes Pedro, no te MOLESTES ¡ES DOMINGO, PEDRO! ¡ES DOMINGO, MUNDO! ¡ES DOMINGO TINIEBLAS!

EL TENÍA EL CONTROL DESDE SIEMPRE… esto lo tienen que saber todos, todos deben enterarse que nuestro Maestro burló la muerte, la derrotó…

¡La tumba está vacía! ¡La tumba está vacía!
Salta mi corazón, salta cada fibra de mi ser…
Ohhh muerte, te digo que hoy es domingo
Mundo entero, salten, griten, alaben, adoren…
Canten, corran, sonrían..

¡ES DOMINGO Y LA TUMBA ESTA VACÍA!
¡ES DOMINGO Y MI CORAZÓN ESTÁ LLENO!
¡ES DOMINGO Y JESÚS ESTÁ VIVO, BUSCANDONOS!
¡ALEGRENSE TODOS ES DOMINGO !

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *