17

Mar

2017

Consejos para luchar contra la tentación de ser infiel a tu pareja

 
El amor conlleva un compromiso que va más allá de un mero sentimiento que se pueda desgastar o devaluar. La verdadera fidelidad es un acto de la voluntad renovable, y no es el compromiso con alguien más, sino el compromiso contigo mismo.

Definitivamente no se es infiel de la noche a la mañana. Es muy necesario que te des cuenta que en todo momento se puede evitar serlo siempre estés dispuesto a reforzar las columnas de toda relación: la comunicación, evitar rutinas, respetar los acuerdos previamente pactados, el crecer continuamente, tanto de manera personal como en pareja y lo más importante: el respeto y la admiración del uno por el otro.

Las eternas excusas: buscar a un tercero justificándote de la siguiente manera: “es que ya no siento que haya amor, ya no hay romance, me ignora, cada vez me aburro más, ya no cuida su aspecto, la casa es un cuchitril”, etc. ¡qué tal! Primero, justifican la infidelidad, y segundo, culpan a la pareja.

Aún hoy me llama la atención cómo la mayoría de los infieles no tienen razón alguna para serlo: de repente en su trabajo, en la calle y hasta en la iglesia alguien les lanza una sutil mirada, un piropo respetuoso, una sonrisa coqueta, o simple amabilidad y eso basta para abrir la puerta. Al parecer no se necesita más motivo, y hay quien está dispuesto a poner en riesgo familia, empleo y amigos. Por eso hay que cuidar mucho ese lenguaje corporal que lanzamos, pues no sabemos la debilidad, el estado emocional o en qué condición se encuentre el matrimonio de la otra persona.

Mucho se ha hablado de la infidelidad, sin embargo, hoy deseo enfocarme en la fidelidad, en el lado positivo y luminoso de este valor, hermano de la lealtad y del compromiso. La fidelidad es la virtud para dar cumplimiento a una promesa.

Cuando dos personas se casan o deciden tener una vida en común se prometen fidelidad y este es un acuerdo que implica una serie de responsabilidades para poder fortalecer el vínculo. La persona fiel es aquella que cumple con sus promesas y mantiene su lealtad aún con el paso del tiempo y bajo diferentes circunstancias y cambios.

La fidelidad sí es posible. Muchos piensan que en una relación lo mínimo que se espera es que tu espos@/novi@ sea fiel, cuando en realidad, no es lo mínimo sino es lo máximo: pues para amar y ser fiel se necesita una voluntad fuerte, de acero, porque la tentación está a la mano, pero estoy segura de que esta no puede ser mayor que los valores, la cordura y el amor por la familia. Se trata de volverse un poco más pensante y de alguna manera “someter” mi sentir, es decir, pensar con la cabeza fría y no dejarse llevar por el momento.

Ser fiel es como cualquier otro hábito que hay que trabajar de continuo para que eventualmente se convierta en una virtud y estilo de vida:

Reconoce tus debilidades y evita las tentaciones. Si te das cuenta que sientes algún tipo de atracción por una persona diferente a tu espos@/novi@ , evítala y no propicies encuentros intencionales. Ten en mente que tienes un compromiso y una maravillosa familia que te espera en casa y que cree en ti.

Piensa en las consecuencias.

Enfríate, piensa y reflexiona ¿qué pasará cuando seas sorprendido siendo infiel? No hay nada oculto bajo el sol, aunque así parezca. No des por hecho la nobleza ni el amor de tu espos@, hay muchos que por más que lo intenten no pueden superar una infidelidad. Así que valdría la pena que te cuestiones si estás dispuesto a perder la confianza y el amor de tu cónyuge; piensa en el dolor que causarías a tus hijos y la imagen que ellos tendrán de ti. ¿Estás dispuesto a arriesgar lo que has construido al lado de tu espos@ con amor, esfuerzo y dedicación?

Usa tu criterio y sentido común y di no a la moda y si a la congruencia.

Luego sucede que principalmente entre los hombres se “reten”, y hay muchos que, antes de que su hombría quede en tela de juicio, prefieren ceder ante las presiones sociales. Ten criterio y aprende a decir no. Sólo los verdaderos valientes saben decir “no” a la tentación sin miedo a ser desaprobados por sus amigos. Un verdadero amigo no te propondría algo que pudiera dañarte a ti o a tu familia, así que analiza también esto: ¿estás rodeado de personas que se identifican con tus valores y los de tu familia?

Intercambia los papeles.

¡Empatía! Ponte en el lugar de tu espos@/novi@ y hazte las siguientes preguntas: ¿cómo te sentirías si descubres que estás siendo engañado? ¿Qué te atrae realmente de esta persona? ¿Qué le está faltado a tu relación?

Vence la curiosidad.

Tú estás en control de tus emociones y no al revés. Nada es tan efímero como una aventura. Si de verdad necesitas nuevas sensaciones y novedad en tu vida afectiva, háblalo con tu espos@/novi@ y juntos busquen satisfacer sus necesidades.

Evita el desgaste.

Ser infiel implica un gran desgaste emocional y esa experiencia siempre se lleva todo remanso de tranquilidad en tu vida. Recuerda: lo que no te da paz ¡no es Dios!

La infidelidad abre heridas casi imposibles de cerrar, aunque haya perdón y nuevas oportunidades, nada será lo mismo. Una vez que se ha fracturado la confianza, que se ha faltado con razón o sin ella al compromiso adquirido en una relación, requiere de mucha voluntad para volver al camino.

La próxima vez que sientas la tentación o que las cosas no van bien con tu espos@/novi@ , piénsalo más de una vez antes de ser infiel, pues la solución difícilmente será conseguirte una aventura. Al contrario, le estás dando entrada a una infinidad de problemas. Si reconoces ser débil en ese sentido, busca y encuentra apoyo, el más importante: el de Dios, pues muchas veces para no caer en la tentación se requiere de una gran fortaleza sobrenatural, es decir, de un apoyo que va más allá de nuestra razón y que únicamente la gracia de Dios y la ayuda del Espíritu Santo nos puede llevar a decir no.

Fuente: http://es.aleteia.org/2017/01/27/6-consejos-para-luchar-contra-la-tentacion-de-ser-infiel-a-tu-pareja/

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *