20

May

2014

Paulina Aguirre – Rompe El Silencio

7ae60e_a9364057d6948e06ad4fae7bddd06769.jpg_srz_720_480_85_22_0.50_1.20_0.00

 

No restando el mérito que le corresponde como ganadora de un Premio Grammy Latino en 2009, Paulina Aguirre se ha transformado en una figura relevante dentro de la escena musical latina mas allá de este logro, casi borrando la etiqueta de “cantante de música cristiana”, y esto último es uno de sus grandes méritos en su trayectoria.

Su música le ha permitido compartir protagonismo en el acontecer no cristiano, transformándose en relevante en muchas actividades, sociales y gubernamentales, siendo una de las últimas su participación en la investidura del presidente de Ecuador – de donde es originaria – interpretando la canción nacional de dicho país. Todos estos acontecimientos, entre apariciones en TV, en revistas, radios, le han permitido llevar su mensaje al mundo de una forma muy particular.

De seguro, Esperando tu Voz será un disco especial en la trayectoria de Paulina Aguirre, pero ello no significa que sus mensajes se hayan detenido con él, mas bien, su nuevo disco, que llega con el nombre de Rompe el Silencio, aterriza para marcar una diferencia con su predecesor. Este nuevo trabajo, el cuarto en su carrera, se enmarca en un espectro más emocional, con más identidad social, pero con una carga espiritual que escapa a raudales de cada palabra de este disco.

Producido por su esposo, Pablo Aguirre, y con la colaboración de Javier Arguello del grupoImplossionXimena MuñozInés Gaviria y Tom Strahle, quien colabora con el cantanteJustin BieberRompe el Silencio llega con una formula pop y balada muy solida, con arreglos muy bien logrados, entre la simplicidad de lo orgánico hasta la complejidad del pop contemporáneo.

La fuerza de sus letras es algo que inmediatamente destaca, como lo hace la apertura, “Abrázame”, una poética composición con un acento pop acústico que se sumerge en la búsqueda de Dios en medio de esos momentos inevitables, en donde un abrazo, muchas veces, es más que suficiente para encontrar paz. Estos momentos emotivos y que se son la realidad de muchas personas, se potencian a través de otras canciones, como “Rompe el Silencio”, la cual se atreve a desafiarnos a ser y hacer más que solo creer, actitud que permite encontrar restauración y saber que existe un amor especial que nos mueve con esperanza.

La fe es otro elemento palpable en este disco, así como lo expresa “Eres”, una declaración de dependencia absoluta en Dios, algo que también se hace latente en la alegre “Contigo en Ti”, que reitera su confianza y certeza de que Jesús es suficiente en la vida.

Esa urgencia por lo social puede que, en este disco, se plasme de la forma más perfecta. Dos canciones se adentran en temas candentes y relevantes en nuestra sociedad, como “Estoy Aquí”, la cual retrata el tema del aborto con una lírica hermosa y, a la vez, que impacta. Habla del flagelo por medio de un niño como protagonista, quien expresa desde el vientre de su madre, su preocupación por no vivir, rogándole que le dé una oportunidad de nacer y demostrarle como el transformara su vida y la hará feliz. El otro punto es sobre el abuso y maltrato sobre los adultos y personas de la tercera edad, algo que elocuentemente se retrata en “El Día Pasa”, la que nuevamente relata como el temor a los años transforman a las personas en medio de una sociedad que les rechaza y les roba el valor como personas.

Imposible obviar “Tanto Para Dar”, una canción que nos desafía a transformar nuestra fe en acción; adhiriendo dos hermosas e inspiradas canciones de adoración, como lo es “El Que Habita (Salmo 91)”, la que es adornada por una íntimo y maravilloso arreglo de piano, y cerrando el disco con “Mi Niña Amada”, que poéticamente retrata a la Iglesia.


 

Son 11 canciones que tras haberlas escuchado no queda más que decir “maravilloso”. Puede que no sea un disco que logre posiciones o premios relevantes, pero, indudablemente, Rompe el Silencio se transforma en un trabajo como pocos, sólido en todo sentido, con convicción y una sustancia lírica formidable. Cada uno de los mensajes no pierde protagonismo aun la cautelosa y bien lograda composición musical, y ello es más que suficiente para decir que este disco merece su oportunidad para escuchar y ser compartido.

Paulina Aguirre se ha transformado en una misionera con su música, y este nuevo disco extiende su ministerio con un mensaje que entrega esperanza y aliento al creyente, y que también aboga por los derechos de los más desposeídos e inocentes en nuestra sociedad, y que muchas veces son ignorados por el pueblo cristiano.

De seguro, Rompe el Silencio no será el fin, mas bien es un paso firme en una trayectoria que muestra a Paulina Aguirre como una cantante con mucho más que decir.

fuente: http://www.enlacemusical.com/resenas/resenas-latinas/paulina-aguirre-rompe-el-silencio/

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *