6

Dic

2016

Seis razones por las que el canto congregacional está disminuyendo

seis-razones-por-las-que-el-canto-congregacional-esta-disminuyendo-por-thom-rainer

 
Sé que estoy abordando varios temas sensibles en una sola publicación: el volumen de la música; la iluminación en el lugar de adoración; preferencias musicales, y excelencia vs. participación.

Pero hay una realidad clara en muchas congregaciones: el canto congregacional está disminuyendo iglesias. En algunas iglesias pareciera que ha desaparecido por completo.

Intentaré hablar del tema desde una perspectiva impasible, al menos la mayor parte. No me considero un experto en esta área, así que le pedí al “gurú” de la alabanza eclesiástica, Mike Harland, que me ayudara a entender algunas de las decisiones técnicas que hacemos.

En última instancia, esta entrada es mía, y tomo completa responsabilidad de su contenido. ¿Cuáles son las razones principales por las que hay menos personas cantando en la iglesia? ¿Por qué es que ese acto de adoración delante de Dios se ha convertido en algo nominal en muchos contextos? Aquí hay seis razones:

  • 1. Algunos miembros de la iglesia no se preparan para adorar. Venimos a juzgar, a cumplir con nuestra obligación, o a seguir la rutina. No hemos orado para que Dios obre en medio nuestro a través de la adoración. Si no hay una canción en nuestro corazón, no habrá una canción en nuestros labios.
  • 2. No conocemos las canciones. Cantamos lo que conocemos. Esto es obvio. Pero si se nos presentan continuamente un mar de canciones nuevas sin darnos el tiempo suficiente para aprenderlas, no participamos. El mejor canto congregacional incluye tanto lo familiar como lo nuevo, pero con los líderes de alabanza enseñando las canciones nuevas hasta que las sepamos y amemos.
  • 3. Las canciones no se cantan en un rango donde podamos participar. Muchos músicos entrenados tienen un rango más amplio en el cual pueden cantar. La mayoría de nosotros no. Si se espera de nosotros que cantemos en un rango que está mucho más allá de nuestra habilidad, ni lo intentaremos. Los líderes de adoración toman la decisión, de manera intencional o no, de si quieren dirigir a la congregación o si quieren dar un espectáculo para la audiencia.
  • 4. La iluminación denota actuación en lugar de participación. Participamos al cantar cuando podemos escucharnos unos a otros y cuando nos vemos unos a otros. Si la iluminación de la congregación es muy tenue, pero muy brillante en la plataforma, estamos comunicando que estamos en un show. Así, fallamos en comunicar que el canto en la alabanza debe incluir a todos los presentes.
  • 5. La música está a un volumen muy alto como para poder escuchar a los demás en la congregación. Una publicación anterior en mi blog en inglés sobre los niveles apropiados de decibeles para la música en un servicio de adoración recibió diversos comentarios. El problema más importante es si podemos escuchar a otros. Escuchar la voz de los demás nos anima a unirnos. Si la música es tan fuerte que solo podemos escucharnos a nosotros mismos, muchos nos asustaríamos y por lo tanto nos callaríamos.
  • 6. Los líderes de adoración no están escuchando a sus congregaciones. Si los líderes de adoración desean dirigir a sus congregaciones a cantar, deben ser capaces de escuchar a la congregación. Algunos solo pueden escuchar los instrumentos y las voces de la plataforma desde sus monitores. Algunos tienen audífonos como monitores donde pueden silenciar completamente las voces de la congregación. El canto congregacional se vuelve algo muy poderoso cuando es bien dirigido. Solo puede ser bien dirigido si los líderes de adoración pueden escuchar a aquellos a los que están dirigiendo.

Puede que tu perspectiva sobre este tema sea que realmente no te interese si la congregación puede ser escuchada al cantar. Pero si el deseo es que todas las voces se unan a cantar delante de Dios, entonces algunas cosas deben cambiar.

Escrito por ​Thom S. Rainer
Thom S. Rainer es el presidente y CEO de LifeWay Christian Resources. Antes de LifeWay, sirvió en el Seminario Teológico Bautista del Sur durante 12 años, donde fue decano fundador de la Escuela de Misiones y Evangelismo Billy Graham.
 
Fuente: https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/7-cosas-que-el-hijo-de-un-pastor-necesita-de-un-padre

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *