19

Jul

2012

La Biblia de los gedeones será e-reader en un hotel inglés

Los libros digitales continúan introduciéndose en el mercado de la literatura con paso firme. Cada vez más usuarios deciden pasarse a la tienda digital y a la compra de libros de forma online. Poco a poco se ha visto como este formato conquistaba hitos hasta consolidarse en la sociedad como un tipo de consumo habitual.

Ahora, la típica Biblia de tapa azul, distribuida por el Ministerio Gedeón en las habitaciones de miles de hoteles alrededor del mundo, desde el próximo lunes no estará como libro en el cajoncito de la mesa de noche en las 148 habitaciones del Hotel Indigo de Newcastle (Reino Unido), sino disponibles para el e-reader de Amazon, el Kindle.

Este dispositivo electrónico permitirá leer el contenido habitual de la Biblia de los gedeones –Nuevo Testamento, más Salmos y Proverbios- o cualquier otro libro que el huésped desee.

En caso de que los clientes estén satisfechos, la cadena Indigo tiene pensado adoptar los Kindle en el resto de sus hoteles, 44 en total.

LOS GEDEONES
Los Gedeones llevan 113 años repartiendo la palabra de Dios y una de las maneras en que lo hacen es ésta: en la mesa de noche de un hotel. Sin embargo, será la primera vez que cambien el formato tradicional por un aparato tecnológico como el Kindle.

Es poco probable que se termine sustituyendo por completo la Biblia de este ministerio cristiano por un aparato electrónico, pero el intento de ‘aggiornarse’ tecnológicamente es totalmente válido en los tiempos que corren.

UNA PRUEBA

El cambio busca ampliar las posibilidades de consumo de los clientes, ya que se permite acceder a otros textos sagrados gratuitos o que no sumen un valor superior a cinco libras. Además, también se podrán comprar otra clase de libros , cuyo coste se incluirá en la factura final. De esta forma, además de la Biblia los clientes del hotel podrán consultar otros textos.

Los dueños del hotel aún no saben si la entrada de este aparato a interactuar con los huéspedes será rentable o si acaso terminarán perdiendo financieramente. Sin duda que se trata de una apuesta singular.

Hay quienes opinan que es más probable que los huéspedes utilicen el aparato para leer otros contenidos que la Biblia. En cualquier caso la medida no es definitiva; se trata de una prueba que puede funcionar o no.

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *